GCFA analiza impacto financiero de planes que se decidirán en la Conferencia General 2020

Other Manual Translations: English 한국어

Con una posible división denominacional en el horizonte, la tarea de preparar el presupuesto de la IMU para los próximos cuatro años implica mucha más incertidumbre de lo habitual.

Durante una reunión en línea del 21 de febrero, la junta de GCFA discutió algunos de los problemas que podrían afectar el futuro financiero de la iglesia, que incluyen el impacto en el propuesto del "Protocolo de Reconciliación y Gracia a través de la Separación" y otras posibles divisiones sobre la aceptación de los homosexuales. También formuló preguntas sobre lo que significa para la frágil financiación del Fondo Episcopal que apoya al episcopado de la denominación la incorporación propuesta de cinco nuevos/as obispos/as en África.

La agencia está preparando la propuesta del presupuesto general de la iglesia que se presentará a la Conferencia General durante su reunión del 5 al 15 de mayo en Minneapolis. El organismo legislativo internacional de la denominación tendrá la última palabra sobre cualquier posible plan de separación, así como sobre el presupuesto 2021-2024 para los ministerios de toda la denominación. A la fecha, una pregunta que la junta y el personal de GCFA no pueden responder es cuántas iglesias y miembros se irán si se aprueba un plan de separación.

Incluso si no se aprueba ningún plan de separación, los/as líderes de la iglesia esperan tiempos difíciles, pues en 2019, la denominación altamente polarizada experimentó una caída de casi el 8% de los ingresos para el apoyo a los ministerios de la iglesia en todas partes del mundo, en comparación con lo recibido en 2018. “Habrá un descenso en los fondos sin importar lo que pase después de la Conferencia General; eso es algo que tenemos que reconocer” dijo el Obispo Mike McKee, presidente de la junta directiva de GCFA. McKee también lidera el presupuesto de la Conferencia Anual del Norte de Texas.

La discusión en línea fue un adelanto a la reunión cara a cara que la junta de GCFA ha programado tener entre el 9 y el 10 de marzo en el Centro Scarritt Bennett en Nashville, estado de Tennessee. Durante esta reunión de marzo se revisará la legislación enviada a la Conferencia General y el presupuesto para el próximo cuadrienio 2020-2024.

McKee advirtió que la junta de GCFA tendría que seguir trabajando en el presupuesto durante la Conferencia General para incorporar cualquier decisión que tome el cuerpo legislativo. "Tendremos que estar dispuestos/as a reunirnos y responder rápidamente a la Conferencia General a medida que se desarrollen las cosas" dijo.

Los/as delegados/as a la Conferencia General, normalmente estudian el presupuesto el último día de la reunión, y la asamblea establece la cantidad total de dinero necesaria para apoyar los ministerios de toda la iglesia durante los cuatro años venideros; ese monto se distribuye principalmente entre las conferencias de los Estados Unidos, que a su vez solicitan donaciones o aportes de las iglesias locales. Estados Unidos proporciona el 99% de los fondos para los ministerios de la iglesia a nivel mundial.

Se pide a los/as delegados/as que aprueben la tasa de porcentaje base utilizada en el cálculo de los aportes; y cada conferencia en los Estados Unidos, multiplica esta tasa por los gastos de la iglesia local. Incluso antes de que se redactara la legislación para lograr una separación acordada, GCFA ya había planeado presentar a la Conferencia General un presupuesto de $493,8 millones, lo que implicaba una reducción del 18,3% del presupuesto actual que es el más reducido de los últimos 20 años. GCFA planeó la disminución con la esperanza de mantener más fondos en las iglesias locales.

Suscríbase a nuestro nuevo boletín electrónico en español y portugués UMCOMtigo

¿Le gusta lo que está leyendo y quiere ver más? Regístrese para recibir nuestro nuevo boletín electrónico UMCOMtigo, un resumen semanal en español y portugués, con noticias, recursos y eventos importantes en la vida de La Iglesia Metodista Unida. 

¡Manténgase informado/a!

El protocolo propuesto tiene su propio impacto financiero inmediato. El acuerdo logrado por la mediación en un grupo diverso de tradicionalistas, centristas y progresistas apunta a evitar demandas que afectaron a otras denominaciones cuando estas se dividieron por la inclusión personas de la comunidad LGBTQ en su liderato.

El plan permitiría que las iglesias tradicionalistas, que se oponen al matrimonio igualitario y a la ordenación de clérigos/as homosexuales practicantes, se vayan con sus propiedades y reciban $25 millones durante cuatro años de los fondos de La IMU; además de que se reservarían $2 millones adicionales para la formación de cualquier otra denominación metodista.

El plan también solicita que se reserven $39 millones en los próximos ocho años para los planes étnicos de la denominación y la Universidad de África; la mitad de esa financiación ya está en el presupuesto de cuatro años que GCFA presentará a la Conferencia General, dijo Rick King, director financiero de la agencia. La esperanza es que la Conferencia General mantenga el mismo nivel de financiamiento para esos ministerios sin importar lo que depare el futuro. GCFA ha consultado propuestas sobre cómo financiar los otros $27 millones.

Por su parte la Conferencia Central de Liberia aprobó una resolución el 14 de febrero instando a la Conferencia General a enmendar el protocolo, en la búsqueda de dividir equitativamente $120 millones en fondos metodistas unidos entre las cinco jurisdicciones de los Estados Unidos, y las siete conferencias centrales en África, Europa y Filipinas.

En una transmisión de chat durante la reunión de GCFA, Christine Dodson dijo que la resolución adoptada por la conferencia de Liberia exige "básicamente que se dividan las reservas de todas las agencias generales, y parte de ellas lo constituyen las edificaciones". Dodson, tesorera de la Conferencia Anual de Carolina del Norte y vicepresidenta de la junta de GCFA, se desempeñó como presidenta del grupo de trabajo de la junta sobre las reservas de la denominación. En noviembre, el grupo de trabajo informó que los fondos generales de la denominación eran alrededor de $109 millones en activos netos sin restricciones para finales de 2019. Se espera que esa cantidad disminuya y como parte del presupuesto general de la iglesia, las agencias de la denominación prevén un recorte presupuestario del 23%.

"Me pregunto si nuestros/as delegados/as realmente entienden el impacto de ese 23% en nuestras agencias, como lo que significa para los ministerios" dijo Dodson, quien espera que las agencias vean algunos cambios estructurales importantes. A solicitud de la junta, los/as altos/as ejecutivos/as de las agencias presentarán un informe en marzo sobre cómo los recortes afectarán sus ministerios.

Otra gran interrogante fue la financiación de los/as obispos/as ya que GCFA proyecta que a las tasas actuales de aportes, el Fondo Episcopal entraría en números rojos para 2024. La IMU actualmente tiene 66 obispos/as activos/as apoyados/as por el Fondo Episcopal de la denominación, y considera agregar cinco más en África.

El Comité de Estudio Jurisdiccional, autorizado por la Conferencia General de 2016, examinó el número de obispos/as en los Estados Unidos, y propone que el Fondo Episcopal cubra los costos de cinco obispos/as en cada jurisdicción, y que las conferencias anuales apoyen directamente a cualquier otro/as obispo/a adicional a ese número establecido.

Moses Kumar, alto ejecutivo de GCFA, dijo que esa podría no ser la solución a los problemas de dinero de los/as obispos/as. "Parece que el Comité de Estudio Jurisdiccional está trasladando los costos del Fondo Episcopal a las jurisdicciones, pero eso solo reducirá lo que las conferencias pagan al fondo" dijo. McKee, presidente de la junta, dijo que GCFA tiene el desafío de asegurarse que los/as delegados/as de la Conferencia General entiendan las implicaciones financieras de sus decisiones: ‘Una separación importante tiene consecuencias significativas en el futuro’".

 

* Hahn es reportera de noticias multimedia para Noticias MU. La puede llamar al (615) 742-5470 o escribirle a [email protected]. Para leer más noticias metodistas unidas, ideas e inspiración para el ministerio suscríbase gratis al UMCOMtigo.

** Leonor Yanez es traductora independiente. Puede escribirle a [email protected]

 

Pobreza
David Idikwu, a la izquierda, y Phil Slicker cargan provisiones en el automóvil de un cliente en The Shepherd's Market, un ministerio de la IMU San Juan en Baton Rouge, Luisiana. Idikwu y Slicker, miembros de la iglesia, trabajan como voluntarios dos veces a la semana, en la despensa de alimentos. Foto del Rev. Lane Cotton Winn.

El COVID-19 exacerba las disparidades económicas y raciales

Los efectos económicos del coronavirus, que están en pleno desarrollo, son desastrosos para las personas que ya estaban luchando con las dificultades, particularmente en las comunidades de minorías raciales y étnicas. Las iglesias están ayudando a suplir algunas de las necesidades imperante, aun cundo ellas mismas están luchando por su sobrevivencia.
Entidades de la Iglesia
El Programa de Protección para el Pago de Nómina (PPP por sus siglas en inglés) es un programa de préstamos del gobierno de los Estados Unidos, diseñado para ayudar a las pequeñas empresas y organizaciones sin fines de lucro a mantener a sus trabajadores en la nómina. Más de 740 entidades metodistas unidas han recibido préstamos de al menos $150.000. Imagen cortesía de WebMD.

Millones de dólares federales impulsan ministerios eclesiásticos

El Programa de Protección de Pago de EE. UU. lanzó un salvavidas a cientos de ministerios metodistas unidos, pero las finanzas siguen siendo una preocupación.
Entidades de la Iglesia
El Obispo Kenneth H. Carter da el sermón y la bendición durante el culto de apertura de la Conferencia General Metodista Unida de 2019 en San Luis. Foto de archivo de Kathleen Barry, Noticias MU.

El aplazamiento de la CG2020 puede ayudar a que los/as delegados/as tengan una nueva visión

Un grupo informal de delegados/as de la Conferencia General está invitando a los/as miembros de la iglesia a hacer uso del aplazamiento para proyectar una nueva visión para la iglesia.