Aprueban plan para distribuir reducción presupuestaria

Other Manual Translations: English
Bishops Mike McKee and Christian Alsted discuss the process for voting on budget proposals during a joint meeting of the General Council on Finance and Administration board and Connectional Table in Nashville, Tenn. McKee is president of the finance agency board and Alsted is chair of the Connectional Table. Photo by Heather Hahn, UMNS.
Los obispos Mike McKee y Christian Alsted discuten el proceso para votar sobre propuestas de presupuesto durante una reunión conjunta del Concilio General de Finanzas y Administración y La Mesa Conexional en Nashville, Tennessee. McKee es presidente del Concejo General de Administración y Finanzas (GCFA) y Alsted es presidente de La Mesa Conexional. Foto por Heather Hahn, SMUN.

Los dos grupos responsables de armar el presupuesto general de la iglesia aprobaron un plan para repartir los fondos significativamente reducidos y el 4 de abril votaron tras casi una semana de tensas discusiones, sobre cómo dividir el reducido presupuesto, dejando a los ministerios en un nivel de recursos básicos para su funcionamiento. La Mesa Conexional y GCFA acordaron las asignaciones recomendadas por La Mesa Conexional para la mayor parte del presupuesto general para el período 2021-2024.

Durante la reunión conjunta, La Mesa Conexional, como coordinadora del trabajo de las agencias generales, aprobó el plan con una votación de 29 a 3. GCFA decidió lo mismo por un margen mucho más estrecho, con nueve a favor, ocho en contra y una abstención. Los altos ejecutivos de las agencias tienen voz pero no voto en La Mesa Conexional.

"Llegamos a un acuerdo, no lo logramos de manera unánime pero es un acuerdo" dijo el obispo de la Conferencia Anual del Norte de Texas Mike McKee, presidente de la junta de directores de GCFA, inmediatamente después de la votación. En el centro del debate se propuso un recorte presupuestario del 35% para la Comisión Metodista Unida de Comunicaciones, que incluye el Servicio Metodista Unido de Noticias y el propio proceso presupuestario.

El Rev. Steve Wood presidente de finanzas de las agencias generales y del Comité de Asuntos Episcopales, reconoció la tensión desde el principio. "Todos deben compartir las reducciones como una red de conexión que incluye los fondos más pequeños" dijo Wood a la junta. Su comité elaboró tres posibles modelos de presupuesto que en cambio, reducirían el presupuesto de la Comisión Metodista Unida de Comunicaciones (UMCom por sus siglas en inglés) en 28,2% en vez del 31% propuesto originalmente, a la vez que reducirían los presupuestos de otras agencias, indicando que "La asignación actual a UMCom es desproporcionada para el panorama general".

Reducciones propuestas

La Mesa Conexional y GCFA han acordado las siguientes reducciones en el presupuesto 2021-2024:

• Fondo de Cooperación Interdenominacional: -88%.

• Comisión Metodista Unida de Comunicaciones: -35%

• Fondo Teológico de la Conferencia Central: -30,4%.

• Fondo de Educación Ministerial (incluida la cuota de la conferencia anual): -27%

• Iglesia y Sociedad: -20,6%

• Ministerios Globales: -20,4%

• Educación Superior y Ministerio: -20,4%.

• Ministerios de Discipulado: -15,5%

• Fondo Negro de Educación: -15,5%

• Universidad de África: -15,1%

• Iniciativa del Clero Joven: -14,2%

• Fondo de Contingencia del Servicio Mundial: -10,6%

• Mesa Conexional -5%

El 29 de marzo en una votación por separado, el Concilio General de Finanzas y Administración aprobó los siguientes cambios:

• Fondo Episcopal: + 6,7%

• Concilio General de Finanzas y Administración: -22,4%.

• Comisión de Archivos e Historia: -5%.

• Conferencia General: -11%

• Reserva de Contingencia de la Administración General: -52,3%

Sin embargo, la obispa de la conferencia de California y Nevada, Minerva Carcaño miembro de la junta, advirtió que al presionar a la Mesa Conexional para que adopte uno de los modelos, la agencia financiera podría estar sobrepasando sus límites y agregó "en algún momento, la Mesa Conexional tomó la decisión de no cortar en algunas áreas debido al valor y la importancia de su trabajo, y porque cortarle recursos sería injusto".

Con la acción del 4 de abril, GCFA puede comenzar a redactar los informes para el presupuesto general de la iglesia para el cuadrienio 2021-2024 que se presentará a la Conferencia General de 2020. En última instancia, esta asamblea legislativa de la denominación que tiene carácter global, tiene la última palabra sobre el tamaño y la asignación del presupuesto; actualmente la agencia financiera está proponiendo un presupuesto de $493,8 millones, el más pequeño de los últimos 20 años. Sin embargo, ese presupuesto aún podría enfrentar ajustes adicionales antes de presentarse a la Conferencia General, dependiendo de los pronósticos financieros para la denominación en febrero del próximo año.

El Obispo Christian Alsted, del área Baltico-Norte y presidente de La Mesa Conexional, señaló que detrás de los números hay personas. "Oramos especialmente por los/as secretarios/as generales y la gente en recursos humanos. Cuando están a punto de tomar decisiones difíciles, te pedimos que les brindes orientación, sabiduría y también el cuidado que necesitarán", señaló.

El Libro de Disciplina otorga a GCFA la autoridad para determinar la cantidad disponible de los fondos asignados. La Junta también hace recomendaciones sobre la distribución del Fondo Episcopal, que apoya a los/as obispos/as, y del Fondo de Administración General que apoya a la Conferencia General, al Concilio Judicial, la Comisión de Archivos e Historia y el propio organismo financiero; y por otra parte establece que La Mesa Conexional tiene la responsabilidad de distribuir las donaciones generales de la iglesia entre los otros fondos asignados que incluyen el Fondo de Educación Ministerial que apoya los seminarios metodistas unidos y el desarrollo del clero; el Fondo de Educación Negro que apoya a las escuelas históricamente negras afiliadas a iglesias; el Fondo Universitario de África y el Fondo de Cooperación Interdenominacional que apoya el trabajo ecuménico. El más grande es el Fondo de Servicio Mundial que apoya el trabajo de ocho agencias generales de la iglesia, la propia Mesa Conexional y un fondo de contingencia.

La Mesa Conexional también propone asignaciones para el Fondo Teológico de la Conferencia Central y la Iniciativa por el Clero Joven, dos fondos creados por la Conferencia General de 2012 para nutrir la vocación clerical.

El Libro de Disciplina requiere que tanto la GCFA como la Mesa Conexional acuerden los niveles de financiamiento propuestos para la Conferencia General. Además de los desafíos de este proceso presupuestario, ambos grupos tenían mucho menos dinero para distribuir.

En agosto, la junta de la agencia de finanzas aprobó por unanimidad cambios en la fórmula utilizada para calcular las asignaciones de los Estados Unidos y reducir los aportes solicitados por las conferencias anuales en los Estados Unidos. En noviembre, la Mesa Conexional pidió a la junta que reconsiderara lo propuesto, mientras continuó avanzando con las reducciones.

Los cambios en la fórmula inicialmente significaron un recorte al presupuesto general de la iglesia del 17,4%, pero debido a la incorporación planeada de cinco nuevos/as obispos/as africanos/as, el Fondo Episcopal en realidad tendría que aumentarse; lo que significa que otros fondos tendrían que compensar la diferencia.

Josephine Deere, right, blesses fellow Connectional Table member Benedita Penicela Nhambiu during a service of baptism remembrance on April 3 at the Connectional Table meeting in Nashville, Tenn. Photo by Kathleen Barry, UMNS.
Josephine Deere, a la derecha, bendice a Benedita Penicela Nhambiu, compañera de la Mesa Conexional durante un servicio de conmemoración del bautismo el 3 de abril en la reunión de Nashville, Tennessee. Foto por Kathleen Barry, SMUN. 

El 29 de marzo, la junta votó por nuevos recortes en la recomendación del Comité Asesor Económico, un grupo de analistas financieros metodistas unidos/as. Luego de la tumultuosa Conferencia General Especial y el continuo descenso en la membresía en las iglesias en los Estados Unidos, el comité instó a la junta a recortar otros $4,9 millones, lo que provocó que el presupuesto denominacional total cayera 18,3%. De los recortes adicionales, la junta absorbió $2 millones en los dos fondos que supervisa.

Eso dejó a La Mesa Conexional con $358,6 millones para distribuir entre sus fondos y las agencias, que representan una reducción del 23,3% del presupuesto actual.

A lo largo del proceso de definición presupuestaria, la Mesa Conexional ha sido clara en que no todos los ministerios llevarán la peor parte de los recortes presupuestarios planificados. Una gran preocupación para el grupo era asegurarse de que los recortes no fueran tan profundos para detener el trabajo de las agencias más pequeñas de la denominación y los seis planes nacionales para el desarrollo de los  ministerios étnico-raciales. "Sentimos que no podíamos simplemente aplicar una reducción del 23% en todos los ámbitos y ser fieles a los valores de los que hablamos" dijo el Rev. Brad Brady, miembro del equipo de asignaciones de la Mesa Conexional.

Teniendo esto en cuenta, la Mesa Conexional recomendó que las asignaciones para las Comisiones sobre el Estado y el Rol de las Mujeres, Religión y Raza, y los Hombres Metodistas Unidos así como los planes nacionales disminuyan en menos del 1%, ya que estos grupos también recibieron la parte más pequeña del prorrateo general de la iglesia.

El mayor recorte fue del 88% en la asignación para el Fondo de Cooperación Interdenominacional, lo que redujo su provisión de alrededor de $8 millones a menos de $1 millón en 2021-24. El fondo otorga subvenciones a organizaciones ecuménicas; sin embargo, para fines de 2017 había acumulado reservas de cuatro veces sus gastos de ese año.

"Creo que podemos manejar lo que se propone aquí, pero nos hará agotar todas esas reservas" dijo el Obispo B. Michael Watson, oficial ecuménico del Concilio de Obispos/as, para la Mesa Conexional el 2 de abril. “También diría que es desafortunado que no hayamos tenido una mejor orientación sobre qué deben ser las reservas, pues pasar de un banquete a la hambruna no es necesariamente la mejor manera de proceder".

Más polémico fue el siguiente mayor recorte de La Mesa Conexional: la reducción del 35% para la Comisión Metodista Unida de Comunicaciones, que pasó de $71,6 millones a $46,6 millones.

Las Juntas de Ministerios Globales, Iglesia y Sociedad, y Educación Superior y Ministerio verán cada una la reducción del 20%. Los Ministerios de Discipulado, que tienen el porcentaje más bajo de activos netos en comparación con los gastos, verán un recorte del 15,5%.

Dan Krause, el principal ejecutivo de la agencia dijo en reuniones separadas a la Mesa Conexional y al Concilio General de Finanzas y Administración que nunca recibió una justificación clara por recibir la más drástica reducción entre todas las agencias: “Al principio dijeron que se debía a los activos netos y las reservas de la agencia; luego dijeron a la agencia que tenía un presupuesto mayor que las firmas de publicidad con fines de lucro”, a lo que señaló que su agencia hace algo más que publicidad. “Y por último, la tercera explicación fue que no trabajamos bien con otras agencias’, dijo Krause durante la reunión del 4 de abril. "Creo que trabajamos bien con todos nuestros compañeros". Gil Hanke alto ejecutivo de Hombres Metodistas Unidos, asintió con la cabeza mientras Krause hablaba.

La Revda. Kennetha Bigham-Tsai alta ejecutiva de La Mesa Conexional, le dijo al Servicio Metodista Unido de Noticias que las múltiples explicaciones a las que se refería Krause estaban destinadas a aclarar la manera de pensar del equipo de asignaciones. En resumen, ella y otros/as del equipo de asignaciones de la Mesa Conexional, dijeron que creen que la agencia tiene las reservas y los activos para superar los momentos difíciles, y concluyó diciendo que “Sentimos que dada la naturaleza y alta capacidad financiera de UMCom, su misión principal podría mantenerse con la reducción propuesta".

Durante las tensas conversaciones presupuestarias, el Obispo James Swanson de la Conferencia Anual de Mississippi señaló que "la Conferencia General puede superar la cantidad proyectada y agregar lo que considere necesario".

 

* Hahn es reportera de noticias multimedia para el Servicio Metodista Unido de Noticias, Jim Patterson contribuyó con esta historia. Puede llamarlos al (615) 742-5470 o escribirles a [email protected].

** Leonor Yanez es traductora independiente. Puede escribirle a IMU_Hispana-Latina @umcom.org

Pobreza
David Idikwu, a la izquierda, y Phil Slicker cargan provisiones en el automóvil de un cliente en The Shepherd's Market, un ministerio de la IMU San Juan en Baton Rouge, Luisiana. Idikwu y Slicker, miembros de la iglesia, trabajan como voluntarios dos veces a la semana, en la despensa de alimentos. Foto del Rev. Lane Cotton Winn.

El COVID-19 exacerba las disparidades económicas y raciales

Los efectos económicos del coronavirus, que están en pleno desarrollo, son desastrosos para las personas que ya estaban luchando con las dificultades, particularmente en las comunidades de minorías raciales y étnicas. Las iglesias están ayudando a suplir algunas de las necesidades imperante, aun cundo ellas mismas están luchando por su sobrevivencia.
Church Leadership
La necesidad de ofrendar "en línea", ha convertido a las tarjetas en un instrumento importante en la mayordomía de la iglesia. Foto cortesía de Pexels.

El desafío de fortalecer las ofrendas “en línea”

Lograr que las ofrendas "en línea" se fortalezcan para mantener los ministerios de la iglesia, depende más de algo tan fundamental como la comunicación.
Entidades de la Iglesia
El Obispo Robert Schnase presenta una moción durante una reunión en línea del Concilio Metodista Unido de Obispos/as que solicita la creación de un grupo de trabajo para buscar formas de llevar la sustenibilidad financiera al Fondo Episcopal. Captura de pantalla de la reunión de Zoom a través de Facebook por Noticias MU.

Obispos/as metodistas unido/as buscan sustentabilidad financiera

El fondo que apoya el trabajo de los/as obispos/as está en riesgo de agotamiento en cuatro años. El episcopado planea formar una estrategia para evitar eso.