200 años respondiendo el llamado a la misión

Other Manual Translations: English

En la celebración de los 200 años de misión de La Iglesia Metodista Unida, un hombre de herencia étnica mixta, africana y europea, que inspiró el inicio de una sociedad nacional de envío de misioneros, tomó el centro del escenario. El hecho de que John Stewart compartiera su fe cristiana con los Wyandotte, una tribu de nativos/as americanos/as en la zona alta de Sandusky, Ohio, hace esta historia aún más notable, y no fue la única historia en la conferencia del bicentenario celebrada en el Centro de Conferencias del Hotel Emory entre el 8 y 10 de abril, patrocinada por la Junta General de Ministerios Globales (GBGM) de La Iglesia Metodista Unida y la Escuela de Teología Candler de la Universidad de Emory.

El enfoque en "responder al llamado" a la misión en el pasado, presente y futuro recordó lugares, personajes pioneros/as y las diferentes perspectivas teológicas en la misión. La conferencia consideró el impacto del colonialismo, la política global, la agitación social y abordó  temas como la construcción de paz, sanación y visiones, en medio de un culto vibrante, multicultural que incluyó tambores, bailes, pinturas, canciones y oraciones de Corea, Líbano, Sri Lanka y otras naciones.

Chief Billy Friend, Wyandotte Nation of Oklahoma, called the arrival of Methodist missionary John Stewart in 1816  a turning point in our tribal nation’s history.” Photo by Jennifer Silver, Global Ministries.

El Jefe Billy Friend, de la Nación Wyandotte de Oklahoma, calificó la llegada del misionero metodista John Stewart en 1816 como "un punto de inflexión en la historia de nuestra nación tribal". Foto por Jennifer Silver, Ministerios Globales.

Los/as 250 participantes incluyeron académicos/as, líderes de la iglesia, misioneros/as activos y jubilados, personal de la agencia misionera, miembros de organizaciones asociadas y representantes de denominaciones metodistas ecuménicas y afiliadas.

“Stewart es un indicador de que la historia de la misión de la denominación no solo está conformada por hombres blancos, sino que también está llena de contribuciones de mujeres, personas de color y metodistas fuera de los Estados Unidos en lugares como Corea y Singapur”, dijo el Rev. David W. Scott, director de la teología de la misión para GBGM y coordinador de la conferencia.

"Para los Ministerios Globales, esta ha sido una historia realmente importante para contarnos a nosotros/as mismos/as cuando intentamos repensar qué es la misión y, lo que es más importante, quién hace la misión. Incluso en la familia metodista más amplia, la misión está sucediendo de todas partes a todas partes" explicó, y agregó que el objetivo final de la conferencia era ofrecer una variedad de historias y perspectivas para "preparar espiritual e intelectualmente a las personas para comprometerse en una misión metodista creativa en el futuro".

Más de 200 años de misión

Parte del futuro inmediato será el regreso, en una ceremonia en septiembre, de la propiedad de la misión india Wyandotte en la zona alta de Sandusky. Ahora, un hito patrimonial de la herencia metodista unida, la tierra había sido dejada a los metodistas para su custodia. La conexión entre los Wyandottes y la Iglesia Episcopal Metodista comenzó en 1816, después de que Stewart, un joven de Virginia que tuvo su parte de conflictos, tropiezos y pruebas de fe, experimentó una conversión final.

Gran parte del crecimiento temprano de la iglesia metodista durante esa era se sembró en reuniones de campamentos marcadas por entusiastas predicaciones, oraciones compasivas y reflexiones personales profundamente inspiradas. “Las conversiones vengan a Jesús eran un lugar muy común; el evangelismo metodista estadounidense floreció en el ambiente de reunión de campo", dijo el Rev. Alfred Day, principal ejecutivo de la Comisión Metodista Unida de Archivos e Historia.

Durante el banquete de apertura de la conferencia, el Jefe Billy Friend de la Nación Wyandotte de Oklahoma señaló que Stewart llegó después de la pérdida de un gran jefe y cuando comenzó a predicar el evangelio "fue un momento crucial en la historia de nuestra nación tribal". Sus esfuerzos llevaron a la Conferencia Metodista de Ohio a establecer como una misión oficial a Wyandotte en 1819. Sin embargo, el tiempo de Stewart con la tribu fue breve pues por problemas de salud, murió en 1823 a la edad de 37 años.

Chief Janith English, right, Principal Chief of the Wyandot Nation of Kansas, displayed a slate from a previous roof of the church named after John Stewart, the first Methodist missionary in the U.S., to the Rev. Alfred Day and others at the bicentennial conference. Photo by Jennifer Silver, Global Ministries.

La Jefa Janith English, a la derecha, líder de la Nación Wyandot de Kansas, mostró al Rev.Alfred Day y a otros en la conferencia del bicentenario, una teja del techo anterior de la iglesia que lleva el nombre de John Stewart, el primer misionero metodista en los Estados Unidos. Foto por Jennifer Silver, Ministerios Globales.

La madre de Friend era descendiente del traductor de Stewart, pero él sabe cómo los Wyandotte "casi pierden su identidad" cuando los/as niños/as nativos/as fueron obligados a estudiar en internados cristianos para asimilarlos a la cultura blanca dominante. "Me separaron siete generaciones (de la época de Stewart) y hoy nuestra misión es que nunca tengamos otra generación de Wyandottes que no sepa cuál es su identidad y lo importante que es conocer su historia y su cultura" nos dijo.

El crecimiento de la esperanza después de la tragedia

Cuando conocí al Rev. Tahir Widjaja el 13 de enero de 2005, estaba ocupado limpiando los escombros empapados de lodo alrededor de su iglesia, lo que sería un proceso largo. Widjaja, su esposa y su hija de 2 días habían sobrevivido al terremoto y al tsunami que devastaron Banda Aceh, Indonesia, el domingo después de Navidad. Cerca de 50 miembros de su iglesia metodista no sobrevivieron.

Estuve allí como reportero del Servicio Metodista Unido de Noticias, acompañando a una delegación de Metodistas Unidos/as y metodistas de Indonesia. El desastre, me dijo Widjaja, le había dado una nueva misión: hacer que su iglesia y su escuela volvieran a funcionar y ampliar su ministerio a las familias de esos/as 760 estudiantes de la escuela, algunos/as de los/as cuales vivían en el vecindario.

Catorce años después, Widjaja estaba entre los metodistas indonesios que asistían a la conferencia para celebrar el bicentenario de la misión en Atlanta. Ahora es presidente de la Conferencia Provisional de Desarrollo de la Iglesia Metodista en Indonesia, que representa a las iglesias de habla china. Recordó que despuésdel tsunami se dio cuenta de que, antes que nada, la gente de Banda Aceh tenía que recuperar la esperanza. Durante tres meses "cada noche, teníamos una reunión de oración" dijo.

Su congregación recaudó $15.000 para ayudar a reconstruir la iglesia y la escuela, y otras donaciones llegaron de las conferencias metodistas de los Estados Unidos. El fallecido Rev.Sam Dixon, entonces jefe del Comité Metodista Unido de Alivio, vino para la re-dedicación de la iglesia y sus palabras ese día fueron "Cuando dedicamos esta iglesia, debemos recordar que Dios nos llama a la misión".

Los/as metodistas unidos/as fueron una parte importante de los esfuerzos de recuperación del tsunami en general, al donar una suma récord de $41,5 millones a UMCOR, que estableció oficinas de campo en Indonesia y Sri Lanka. UMCOR fue una de las últimas agencias de ayuda en dejar Banda Aceh, atendiendo a 144.627 personas a través de 14 programas financiados por subvenciones. 

— Linda Bloom

La jefa Janith English, jefa principal de la Nación Wyandot de Kansas, dio crédito a la iglesia metodista por alentar a las mujeres a "elevarse y volar" en favor de la preservación de la cultura matriarcal de la tribu.

Durante siglos y décadas, las comunidades de Wyandotte se han dispersado repetidamente "pero no se han destruido", dijo English. El simple hecho de reconocer a los desposeídos y ampliar el círculo de inclusión "puede ser una fuerza poderosa para un cambio positivo".

La Revda.Elaine Heath, ex decana de la Escuela de Divinidad Duke y quien ahora lidera la Comunidad en Spring Forest, amplificó ese punto en su mensaje “Evangelismo informado sobre el trauma” y nos preguntó "¿Qué significa que el amor de Dios nos está salvando en un mundo que está terriblemente deteriorado en tantos ámbitos?". Sugirió dejar de lado el modelo de plantación de iglesias de arriba hacia abajo, basado en estadísticas, que no funciona en lugares como Seattle o Nueva Inglaterra, donde las personas desconfían de la religión y se necesitan entre ocho y diez años para que una nueva iglesia tenga arraigo, y consideró que la clave es dar prioridad al bienestar del vecindario "la salud, la curación y la salvación de todo el vecindario", en lugar del edificio de la iglesia.

Ella contó una historia sobre una pequeña iglesia con 11 miembros ancianos/as en el área de Asheville, Carolina del Norte, que estuvo a punto de cerrarse cuando un superintendente de distrito eligió "escuchar al Espíritu Santo". La iglesia histórica, ahora llamada Iglesia Metodista unida (IMU) Bethesda en Haw Creek Commons, se ha reconvertido en una referencia para el vecindario. "El sótano de esa iglesia, que solía llenarse solo de himnarios y desesperana, es un hermoso espacio de trabajo conjunto", señaló Heath.

Al conectarse con la escuela primaria detrás de ella, la iglesia ofrece jardinería comunitaria y alberga un club de apicultura y un club de granjeros para la cría de pollos. Actualmente, asisten entre 45 y 50 personas a adorar los domingos. “Mudarse al vecindario significa presentarse, prestar atención y cooperar con Dios, que ya está allí y ofrece sanidad y esperanza a las personas traumatizadas, dijo Heath,

En África, donde el trauma de la gente ha incluido la guerra y el despojo de valores culturales y recursos minerales por parte de personas ajenas, la misión ha surgido como una herramienta para la pacificación. "Si eliminas La Iglesia Metodista Unida de mi área, no habrá vida; porque la iglesia asumió su misión de convertirse en el centro de la esperanza, del desarrollo y el centro de la construcción del tejido nacional a través de la paz y la reconciliación" dijo el Obispo Mande Muyombo, del Área Episcopal del Norte de Katanga en la República Democrática del Congo.

La creación de una misión efectiva para el futuro depende de la participación de personas menores de 35 años, dijo Joy Eva Bohol, ejecutiva del programa de participación juvenil del Consejo Mundial de Iglesias.

Para La Iglesia Metodista Unida el programa Compañeros de Misión Global "es un testimonio de cómo hacemos la misión juntos/as" agregó Bohol, graduada del programa y nativa de Filipinas, quien agregó que muchos/as jóvenes locales y regionales no tienen tales oportunidades, y para solucionarlo ella desafió a la iglesia a crear más programas de misión a nivel local, ofrecer categorías de becas más amplias, no hacer hincapié en la expectativa de que todos necesitan hablar inglés y usar tecnología para conectar lo global con lo local. "Como John Wesley probablemente diría hoy, la red mundial es mi parroquia", dijo.

Declaró que los/as jóvenes sienten que la iglesia, en general, se siente demasiado cómoda y no toma suficientes riesgos. "Si la transformación está en el centro de la vida de la iglesia ¿por qué tenemos tanto miedo de cambiar?" preguntó.

  

The church needs to be creative if it wants to engage young people as the future of mission, said Joy Eva Bohol, a United Methodist on the staff of the World Council of Churches. Photo by Jennifer Silver, Global Ministries.

La iglesia debe ser creativa si quiere involucrar a los/as jóvenes como el futuro de la misión, dijo Joy Eva Bohol, una metodista unida en el personal del Consejo Mundial de Iglesias. Foto por Jennifer Silver, Ministerios Globales. 

* Bloom es la asistente al editor de noticias del Servicio Metodista Unido de Noticias y está residenciada en Nueva York. Puede seguirla en https://twitter.com/umcscribe o llamarla al (615) 742-5470 o escribirle newsdesk@umcom.org.

** Leonor Yanez es traductora independiente. Pude escribirle aIMU_Hispana-Latina @umcom.org
Teología
Un grabado de 1830 muestra el comercio de esclavos en los Estados Unidos. Al fondo se puede ver el capitolio de los Estados Unidos. Para conmemorar el cuatricentenario del primer pueblo africano  que fue traído a los Estados Unidos como esclavo, se preparó una guía de estudio y otros recursos para ayudar a los/as metodistas unidos/as a comprender mejor ese controversial legado. Grabado de la biblioteca del Congreso.

Aniversario de la esclavitud levanta nuevas discusiones

En agosto de 1619 llegaron los primeros esclavos a los Estados Unidos. Cuatrocientos años más tarde, los/as afroamericanos/as todavía luchan con la pesada carga de ese legado.