Ministerio metodista recibe inmigrantes y atiende sus necesidades

Translate Page

Claves:

• La iglesia de Nueva York tiene como objetivo brindar apoyo práctico a los/as recién llegados/as a través de un ministerio de inmigrantes que se basa en la asociación.
• La Iglesia Metodista Unida San Pablo y San Andrés pudo brindar refugio a un pequeño número de migrantes después de que los albergues de refugio de la ciudad coparon su capacidad.
• La respuesta de apoyo a los/as inmigrantes es una consecuencia de la decisión tomada por la congregación en 2017, de unirse a un movimiento de iglesias comprometidas con los derechos y la justicia de los/as inmigrantes.


Cuando autobuses llenos de solicitantes de asilo comenzaron a llegar a Manhattan en agosto, la Iglesia Metodista Unida (IMU) San Pablo y San Andrésrecurrió a una red establecida con otros grupos para dar respuesta a una de las necesidades inmediatas de los/as migrantes que llegaban, quienes luego de ingresar a los Estados Unidos podían presentar su solicitud de asilo. Al excederse la capacidad del sistema de refugios de la ciudad de Nueva York muchos/as no tenían un lugar inmediato para quedarse, dijo la Revda. Lea Matthews, pastora asociada.

Después de que el personal hizo una auditoría rápida del edificio se decidió que la iglesia podía proporcionar un pequeño refugio, por lo que aceptaron a cinco venezolanos para que se quedaran allí. “En cuestión de cuatro horas teníamos un santuario en funcionamiento” dijo Matthews.

El tema de Adviento de la congregación para este año, encarnar el Adviento a través de la esperanza, el amor, la alegría y la paz, se está desarrollando a través de la expansión de su ministerio migrante, al que cualquier iglesia puede contribuir. “Hay recién llegados/as en casi todas las comunidades que necesitan sentir una bienvenida cristiana” dijo el Rev. K Karpen, pastor principal de San Pablo y San Andrés.

St. Paul and St. Andrew church members Karen Collins, left, and Rosangela Oliveira, right, offer forms to asylum seekers to complete so they can register for services provided by the West Side Campaign Against Hunger. Photo by K Karpen.

Karen Collins a la izquierda y Rosangela Oliveira a la derecha, miembros de la iglesia San Pablo y San Andrés, ofrecen formularios a los/as solicitantes de asilo para que los completen y puedan registrarse para los servicios proporcionados por la Campaña Lado Oeste Contra el Hambre. Foto cortesía de K Karpen.

Junior, uno de los venezolanos que vive en la iglesia, sabe que hay obstáculos para su objetivo de traer a su familia a los Estados Unidos, y está agradecido de contar con un sistema de apoyo: “Espero resolver mis problemas si recibo ayuda con mis documentos y doy gracias a Dios por haber conocido a todas estas personas que me han ayudado mucho” dijo a través de un traductor, refiriéndose a las conexiones establecidas a través de San Pablo y San Andrés. 

Tareas pequeñas se suman a un ministerio más grande

A veces hay que pensar en pequeño para tener un impacto. Si bien la Iglesia San Pablo y San Andrés no pudo satisfacer una necesidad importante como refugio para decenas de solicitantes de asilo que ingresan a Nueva York “podríamos ofrecerles una Metrocard para el transporte público y algo de dinero en efectivo, así como algunos refrigerios no perecederos. alimentos, cosas esenciales” dijo la Revda. Lea Matthews.

Un pequeño gesto puede ser significativo para las personas que lo necesitan todo, agregó el Rev. K Karpen: “Incluso algo que nos parece pequeño puede marcar una gran diferencia”…

Para leer más haga clic acá.

La respuesta de apoyo a los/as inmigrantes es una consecuencia de la decisión tomada por la congregación en 2017, de unirse a un movimiento de iglesias comprometidas con los derechos y la justicia de los/as inmigrantes. Al año siguiente, San Pablo y San Andrés acogieron a una familia amenazada de deportación, creando una situación de santuario que terminó 15 meses después con un indulto legal.

Esta situación es diferente pues los/as inmigrantes que llegan con la esperanza de obtener asilo se enfrentan a un proceso que lleva entre seis y ocho años, señaló Matthews, pues el número de casos para los/as abogados/as de inmigración en Nueva York, está muy por encima de la capacidad y los sistemas judiciales están colapsados. Es difícil, agregó, explicar los detalles “a las personas que están desorientadas y solo buscan comida y un abrigo de invierno”.

Carol Scott, miembro de la comunidad de San Pablo y San Andrés quien trabaja para South Bronx Mutual Aid, señaló la tensión entre lo que se puede hacer para apoyar a un pequeño grupo de personas y la enorme necesidad relacionada con un problema social complejo; pero en esta respuesta a la necesidad humana se ha desarrollado una “verdadera ampliación del círculo” entre las comunidades de fe y las organizaciones vecinales, y agregó: “Cuando nos sentimos bienvenidos/as, eso hace posible que otros/as tomen partes del proyecto y avancen de maneras que quizás ni siquiera anticipemos”.

Una de esas piezas fue un proyecto de mochila que comenzó con una donación de la Iglesia Metodista Unida de John Street, dijo Matthews, y a esa iniciativa se unió la Congregación Rodeph Sholom, un socio judío.

San Pablo y San Andrés se ha comprometido a enviar 50 mochilas y una donación de alimentos de la iglesia asociada Campaña Lado Oeste Contra el Hambre dos veces al mes a La Morada, un restaurante y red de ayuda mutua en el Bronx que distribuye las bolsas a los refugios. Anteriormente, la iglesia había trabajado con La Morada en asistencia alimentaria durante la pandemia del COVID-19.

Andrea Steinkamp, left, a St. Paul and St. Andrew intern, and the Rev. Lea Matthews show off some of the many backpacks that have been donated to the church’s migrant ministry work. Photo courtesy of St. Paul and St. Andrew.

Andrea Steinkamp a la izquierda, una pasante de San Pablo y San Andrésy la Revda. Lea Matthews muestran algunas de las muchas mochilas que han sido donadas al trabajo del ministerio migrante de la iglesia. Foto cortesía de San Pablo y San Andrés.

Otra nueva pieza del ministerio es dar la bienvenida al santuario de la iglesia los lunes por la mañana a los/as solicitantes de asilo, y brindarles información y asistencia, compartir historias y conectarse entre sí. El lunes después del primer domingo de Adviento, Fatima Bae, miembro de la iglesia arregló ropa y abrigos donados en el frente del santuario. Ella ha recolectado y distribuido ropa usada en el vecindario durante 20 años y mantiene un suministro de zapatos para hombres y mujeres para emergencias. “Siempre tengo algo para regalar” dijo.

Por su parte Karen Collins y Rosangela Oliveira, miembros de la iglesia apilan formularios de registro para la Campaña Lado Oeste Contra el Hambre, que tiene su sede en el edificio y brinda acceso a alimentos saludables y servicios de apoyo. También distribuyeron mochilas a familias e individuos durante toda la mañana; cada mochila incluía una botella de agua reutilizable, artículos de tocador, calcetines, refrigerios, un diccionario inglés-español, una Metrocard de Nueva York de $22 y un billete de $20.

Suscríbase a nuestro nuevo boletín electrónico en español y portugués UMCOMtigo

¿Le gusta lo que está leyendo y quiere ver más? Regístrese para recibir nuestro nuevo boletín electrónico UMCOMtigo, un resumen semanal en español y portugués, con noticias, recursos y eventos importantes en la vida de La Iglesia Metodista Unida. 

¡Manténgase informado/a!

A las 10 a. m. se instaló una mesa con comida donada por B'nai Jeshurun, una sinagoga cercana que ha compartido espacio con San Pablo y San Andrés a lo largo de los años, para quienes desean un almuerzo temprano. Otra mesa estuvo a cargo de Héctor Arguinzones y Niurka Meléndez de Ayuda para Venezolanos/as Inmigrantes. El equipo formado por marido y mujer fundó en 2016 la organización, también socia de la Campaña Lado Oeste Contra el Hambre.

“Había la necesidad de que los/as venezolanos/as se comunicaran con alguien que entendiera las razones por las que se fueron” dijo Arguinzones. La organización de voluntarios/as también ayuda a personas de otros países de habla hispana como Panamá, Honduras y Colombia. La información es crucial para navegar por la ciudad y por el sistema de inmigración, agregó: “Referimos a los/as venezolanos/as a los servicios que necesitan”.

El número de mochilas distribuidas los lunes pasó de 30 a más de 70 en pocas semanas; pero los/as voluntarios/as que asisten esos días también están aprendiendo qué más se necesita. Por ello, a partir del 1 de enero estarán disponibles artículos más grandes como pañales, suministros menstruales, ropa de invierno y zapatos, pero no en mochilas, dijo Matthews. Sin embargo, los/as miembros de la iglesia continuarán preparando las mochilas de artículos esenciales para enviar a La Morada cada mes.

Donated clothing fills a front pew at the Church of St. Paul and St. Andrew in New York City, including coats and warmer garments for the approaching winter. Photo by K Karpen.

La ropa donada llena un banco delantero en la Iglesia San Pablo y San Andrés en la ciudad de Nueva York, incluidos abrigos y prendas más gruesas para el invierno que se acerca. Foto cortesía de K Karpen.

Julia Tulloch miembro de la iglesia, calificó el esfuerzo cooperativo general como un modelo que otras iglesias podrían usar: “En muchos sentidos, San Pablo y San Andrésha sido un catalizador que ha unido a otras organizaciones que tienen grandes conocimientos sobre cómo funcionan los sistemas tanto de la ciudad como de inmigración”.

Otros en la Conferencia Anual de Nueva York de la denominación también se están acercando, según la Revda. Nikki Hutt, coordinadora del ministerio de misión y respuesta ante desastres de la conferencia; mientras otras dos congregaciones de la ciudad de Nueva York están directamente involucradas en el ministerio migrante.

La Primera Iglesia Metodista Unida Hispana en Harlem ofrece un centro de descanso para inmigrantes de 2 a 4 p.m. de martes a viernes, donde los/as visitantes pueden encontrar ropa, aprender inglés y comer. La Revda. Dorlimar Lebrón Malavé es la pastora de esta iglesia.

La Iglesia Metodista Unida Bay Ridge en Brooklyn, dirigida por el Rev. Matthew Schaeffer, está colaborando en el ministerio migrante con la Iglesia Luterana del Buen Pastor, donde Bay Ridge actualmente alquila un espacio.

Schaeffer dijo que el Rev. Juan Carlos Ruiz del Buen Pastor ha estado involucrado con el movimiento santuario y que una acción inmediata fue proporcionar a algunos/as inmigrantes que llegaban tres días en un espacio para descanso en el área de café fuera del santuario. Los/as recién llegados/as también fueron recibidos/as con cálidos cobertores y palabras a través de un ministerio de oración, con una tarjeta que decía que se estaba orando por ellos/as.

Schaeffer recordó: “Estábamos respondiendo a esta gran afluencia” y desde agosto hasta octubre, fue "bastante caótico" ya que las dos congregaciones intentaron cuidar y ayudar a las casi 20 personas que podrían quedarse allí en cualquier momento. “Nos hemos conectado con muchos/as voluntarios/as de diferentes organizaciones”.

El flujo de nuevos/as inmigrantes ha disminuido pero las relaciones continúan ya que “las personas que vinieron aquí entienden que este es un centro de recursos” agregó. Más allá de lo básico, los recursos también pueden incluir clases de ESL, acompañamiento a los registros y citas legales, asistencia para obtener permisos de trabajo e incluso tratamientos de acupuntura.

Hutt está solicitando una subvención solidaria de $10.000 del Comité Metodista Unido de Auxilio para dividirla entre las tres congregaciones mientras continúan ayudando a los/as solicitantes de asilo.

 

* Bloom es miembro de la Iglesia San Pablo y San Andrés y está jubilada de Noticias MU. Contacto con los medios de comunicación: Julie Dwyer.  Le puede escribir a [email protected]. Para leer más noticias metodistas unidas, ideas e inspiración para el ministerio suscríbase gratis al UMCOMtigo

** Leonor Yanez es traductora independiente. Puede escribirle a IMU Hispana-Latina @umcom.org

 

Church Leadership
La Revda. Grandon-Mayer, quien es la primera clériga de origen chileno en servir como superintendente de distrito en la Conferencia Anual del Norte de Illinois, ha sido designada como la nueva directora de Ministerios Conexionales por el Obispo Dan Schewerin. Foto cortesía de la Revda. Fabiola Grandon-Mayer.

Nueva directora hispana en Conferencia del Norte de Illinois

El Obispo Dan Schwerin anunció dos nombramientos, efectivos a partir del 1 de julio de 2023: la Revda. Fabiola Grandon-Mayer para el cargo de Directora de Ministerios Conexionales y la Revda. Arlene Christopherson como Asistente del Obispo.
Misión
Miembros de la Iglesia Cristiana Capital City en Frankfort, Kentucky celebran la campaña de la congregación para eliminar las deudas médicas de algunos/as de sus vecinos/as, en asociación con RIP Deuda Médica, una organización sin fines de lucro con sede en Long Island, Nueva York. Al igual que Capital City, las iglesias metodistas unidas en Michigan, Tennessee y Nebraska han organizado exitosas campañas de condonación de facturas médicas. Foto cortesía de la Iglesia Cristiana Capital City.

Iglesias ayudan a pagar deudas médicas

Las campañas de recaudación de fondos de varias congregaciones metodistas unidas han llevado a la condonación de millones de deudas médicas a través de RIP Medical Debt.
Misión
Esta subvención proporcionará hasta $30.000 a la conferencia anual identificada según sus necesidades, el potencial y el compromiso. Foto cortesía del NPHLM.

Nueva subvención del Plan Nacional para ministerios hispano-latinos

La subvención de “acompañamiento” brinda apoyo inmediato a las conferencias que identifican la necesidad dentro de sus ministerios hispano-latinos.