En un basurero de Nicaragua la vida le cambió a un misionero

Translate Page

Claves:

• Leyendo las Escrituras bajo un nuevo enfoque, James Barnett decidió dejar una carrera lucrativa y ministrar con sus vecinos/as sin hogar.

• “Fundamentalmente sabía que los/as cristianos/as se salvaban de algo, pero no sabía que se salvaban para algo” dijo Barnett.

• “El objetivo de Amistoso es la justicia bíblica y el alivio de la pobreza basado en las relaciones a través de la justicia restaurativa” dijo.


Durante un viaje misionero a Nicaragua en 2009 James Barnett se sentó con un extraño en un basurero de la ciudad cuando de repente, escuchó las palabras que cambiaron su vida y remodelaron su future: “El Señor quiere que sepas que no estás siendo obediente”.

El equipo había estado pasando tiempo con nicaragüenses azotados/as por la pobreza, quienes recogían la basura mientras trataban de encontrar lo suficiente para mantener con vida a sus familias.

Barnett había aceptado con entusiasmo el pedido de una mujer local de orar con él, pero no estaba tan entusiasmado con el mensaje que ella le envió después: “Estaba sorprendido y luego enojado porque ella me dijo ¿No eres obediente?” ¡Estoy en un viaje misionero! ¿Cómo que no soy obediente?

Pero mientras volaba de regreso a Florida leyó Isaías 58 y con una mirada fresca, vio el llamado de Dios a “compartir tu comida con el hambriento” y “brindar refugio al/la pobre vagabundo/a”. Durante semanas oró y estudió detenidamente pasajes de la Biblia y libros de temática cristiana sobre cómo aliviar la pobreza sintiendo, de hecho, una cierta "disonancia" dentro de sí mismo.

James Barnett (left) works with students from Ndibai Primary School in Kenya to create a video for the ministry’s donors, who helped fund the students’ uniforms. Photo courtesy of Kristin Barnett.

James Barnett a la izquierda trabaja con estudiantes de la escuela primaria Ndibai en Kenia para crear un video para los/as donantes del ministerio, quienes ayudaron a financiar los uniformes de los/as estudiantes. Foto cortesía de Kristin Barnett.

Barnett había crecido en un hogar cristiano en Tallahassee, Florida donde los pastores de su iglesia metodista unida lo alentaron y motivaron a ser un líder entre sus compañeros/as. Después de graduarse de la escuela secundaria, se mudó al campus local de la Universidad Estatal de Florida, donde obtuvo una licenciatura en arte y diseño y consiguió un trabajo en el sector financiero de atención médica en una importante empresa nacional.

“Estaba ganando montones de dinero y pensé que eso era lo que significaba 'vivir el sueño americano'" admitió, además pensé que acumular riquezas y seguir a Cristo podían coincidir perfectamente, por lo que también sentí que estaba en el camino espiritual correcto y anticipé emocionantes éxitos futuros. 

Pero esa conversación en un basurero de Nicaragua le abrió los ojos a nuevas formas de entender la misión Cristiana: “Lo que leí cambió el guión para mí; creí que era cristiano porque traté de parecer diferente al mundo, pero no me enfocaba en parecerme a Cristo. Fundamentalmente sabía que los/as cristianos/as se salvaban de algo, pero no sabía que se salvaban para algo”.

Eventualmente, Barnett se dio cuenta de que los/as cristianos/as son cultivadores/as de la justicia social y que es su responsabilidad crear la más alta calidad de vida para todas las personas.

A los 24 años Barnett decidió dejar su lucrativo trabajo y comenzó a buscar y cuidar a personas sin hogar en Tallahassee, distribuyendo zapatos y ropa donados a las personas que se congregaban en un lago cercano. “Quería construir relaciones y conocer a los/as ‘portadores/as de la imagen’: personas a las que Jesús ama y mi objetivo general era suscribir una definición de ‘cristiano/a’ que imita a Cristo”.

Se compró una camioneta y comenzó a viajar por todo el país, a menudo estacionándose cerca de campamentos de personas sin hogar y durmiendo en tiendas de campaña o en el bosque para sumergirse por completo en cómo otros experimentan la falta de hogar. Formó una organización sin fines de lucro llamada "Viste a Tu Vecino/a", utilizando su experiencia en gráficos diseñaba camisetas que vendía en línea para satisfacer las necesidades que veía a su alrededor. Aunque sus padres estaban preocupados por algunas de las elecciones de su hijo, apoyaron sus esfuerzos enviando camisetas desde su casa y brindándole otra ayuda para su trabajo.

Desde enero de 2010 hasta diciembre de 2011 Barnett vivió con personas sin hogar en una variedad de ciudades, incluidas Baltimore, Atlanta y Rochester, Nueva York. “Iría a una ciudad, saldría de la camioneta y averiguaría dónde se quedaron las personas sin hogar” dijo. Habló con innumerables personas preguntándoles sobre sus vidas: “Cada persona tenía una historia diferente de por qué se habían quedado sin hogar y empecé a ver que hay tantas razones para que alguien se quede sin hogar como personas sin hogar”.

Barnett comenzó a hablar en las iglesias sobre las lecciones que Dios le estaba enseñando y en una charla en la Fundación Wesley de la Universidad Estatal de Florida, conoció a Kristin, su futura esposa. Sus amigos/as los presentaron después de que él habló y comenzaron a pasar tiempo juntos.

Suscríbase a nuestro nuevo boletín electrónico en español y portugués UMCOMtigo

¿Le gusta lo que está leyendo y quiere ver más? Regístrese para recibir nuestro nuevo boletín electrónico UMCOMtigo, un resumen semanal en español y portugués, con noticias, recursos y eventos importantes en la vida de La Iglesia Metodista Unida. 

¡Manténgase informado/a!

“Estaba obteniendo mi maestría en asuntos internacionales y tenía toda la intención de ingresar al Cuerpo de Paz, pero alguien me dijo que un tipo 'excéntrico' que vivía con personas sin hogar estaba hablando en el campus, lo que me fascinó. Me había centrado en una carrera professional y quería dedicarme al alivio de la pobreza, pero no desde una perspectiva bíblica” explicó Kristin Barnett.

Lentamente, cambió su actitud no solo para ser humanitaria en aras de mejorar el mundo, sino también para seguir el llamado de Cristo a vivir siguiendo su ejemplo, y menciona su amor por I de Juan 3: 17 “Si alguien que tiene bienes materiales ve a un hermano o hermana en necesidad y no tiene piedad de ellos ¿cómo puede estar el amor de Dios en esa persona?”

Se casaron en noviembre de 2013 y comenzaron a trabajar juntos para abordar los problemas de la pobreza y la falta de vivienda como parte de su misión cristiana. Tienen dos hijos/as, son padres adoptivos y trabajan a tiempo completo en Amistoso, una versión renombrada de la organización sin fines de lucro que fundó James.

Aunque ayudar a las personas sin hogar sigue siendo una gran parte de la organización, según James Barnett "el objetivo de Amistoso es la justicia bíblica y el alivio de la pobreza basado en las relaciones a través de la justicia restaurativa tanto al otro lado de la calle como al otro lado del mar". A través de Amistoso los Barnett “desinstitucionalizan la caridad” poniendo a posibles donantes en contacto más cercano con las personas que necesitan ayuda para superar las desventajas.

Una iniciativa de Tallahassee, Alimenta a tu Vecino, ha proporcionado más de 6.300 comidas a jornaleros/as, incluidos/as quienes no tienen hogar. Da la Bienvenida a tu Vecino, otra iniciativa, ayuda a los/as residentes de Tallahassee a forjar relaciones significativas con refugiados/as recién llegados/as de Afganistán, Siria y Congo. Los/as vecinos/as participantes practican inglés con los/as recién llegados/as, les organizan fiestas de cumpleaños, le dan la bienvenida con carteles en el aeropuerto y ayudan a cerrar las brechas culturales.

A nivel internacional, Amistoso ha ayudado a más de 13.000 escolares en seis países a adquirir uniformes escolares, que a menudo marcan la diferencia entre asistir a la escuela y obtener una educación o continuar con el ciclo de la pobreza. “Simplemente estamos tratando de vivir Filipenses 2: 5-8 en la forma en que lo entendemos. Jesús se acercó lo suficiente como para ser tocado por quienes viven en desventaja, y queremos ser como Jesús” concluyó James Barnett.

 

* Stanton es la directora de misiones de la Iglesia Metodista Unida Killearn en Tallahassee, Florida. Autora de un libro premiado "Fuera de la Sombra del 11 de Septiembre", ha escrito más de 30 artículos sobre el tema. Contacto con los medios de comunicación: Julie Dwyer.  Le puede escribir a [email protected]. Para leer más noticias metodistas unidas, ideas e inspiración para el ministerio suscríbase gratis al UMCOMtigo

** Leonor Yanez es traductora independiente. Puede escribirle a IMU Hispana-Latina @umcom.org

Misión
Miembros de la Iglesia Cristiana Capital City en Frankfort, Kentucky celebran la campaña de la congregación para eliminar las deudas médicas de algunos/as de sus vecinos/as, en asociación con RIP Deuda Médica, una organización sin fines de lucro con sede en Long Island, Nueva York. Al igual que Capital City, las iglesias metodistas unidas en Michigan, Tennessee y Nebraska han organizado exitosas campañas de condonación de facturas médicas. Foto cortesía de la Iglesia Cristiana Capital City.

Iglesias ayudan a pagar deudas médicas

Las campañas de recaudación de fondos de varias congregaciones metodistas unidas han llevado a la condonación de millones de deudas médicas a través de RIP Medical Debt.
Conferencia Anual
La Conferencia Anual de Florida ha venido enfrentando una demanda de un grupo de iglesias, desde principios de 2022,  que aspiran a desafiliarse a traves de un mecanismo diferente al planteado por el Libro de Disciplina. Ilustración Rev. Gustavo Vasquez, Noticias MU.

Actualización sobre demanda de iglesias contra la conferencia de Florida

Varias de las iglesias que originalmente presentaron la demanda ha principios de 2022, lo han reconsiderado y ya no desean ser parte de ella, aunque desean seguir el proceso de desafiliación.
Misión
Miembros de un equipo de voluntarios/as de la Conferencia Anual del Norte de Georgia limpian una casa que fue inundada por el Huracán Ian en Fort Myers, Florida. Foto Mike DuBose, Noticias MU.

Iglesias metodistas acompañan a los/as sobrevivientes del Huracán Ian

En las primeras semanas posteriores al paso del huracán Ian por el suroeste de Florida, pastores/as y voluntarios/as de la iglesia se pusieron en acción para evaluar las necesidades y brindar consuelo.