En medio de los conflictos económicos en Zimbabue ‘Dios está haciendo maravillas’

Other Manual Translations: English português

En tiempos difíciles, se necesita más que nunca de la iglesia para transformar a los individuos, así como a las comunidades a través del evangelio de la esperanza y defendiendo la justicia social.

Quizás es por eso que a pesar de los desafíos sociales, económicos y políticos, La Iglesia Metodista Unida en Zimbabue continua su esfuerzo por lograr la sostenibilidad financiera, recaudando fondos entre sus miembros. Las personas comparten lo que pueden; en lugar de rendirse a la desesperación “trabajan juntos/as en medio de las dificultades de su economía” dijo el Rev. Alan Gurupira, asistente administrativo del obispo Eben K. Nhiwatiwa del área episcopal de Zimbabue.

Debido a las sanciones económicas Zimbabue no puede negociar libremente, y por ello las personas luchan para cubrir sus necesidades; sin embargo, la gente ofrenda a la iglesia y Dios convierte esas pequeñas ofrendas en montanas gigantescas.

“En Zimbabue no es cuestión de que la economía está baja; es cuestión de cómo el Señor está trabajando dentro de la economía y de las personas. Si las personas tienen la mentalidad y actitud correcta, las sorpresas llegan, como la sorpresa que tenemos en Zimbabue. La economía es mala, pero Dios está haciendo maravillas” dijo Gurupira.

El área episcopal de Zimbabue ha logrado construir en Harare la oficina central para la conferencia oeste de Zimbabue, a un costo de aproximadamente 1.200.000 dólares. La oficina central para la conferencia este de Zimbabue se está construyendo en Mutare, a un costo de aproximadamente dos millones de dólares. Iglesias grandes y casas parroquiales han sido construidas en toda el área episcopal y se han comprado vehículos para el ministerio de la iglesia. Además de eso, el ministerio y servicio de la iglesia continúan dando resultados positivos en todo el país.

The Zimbabwe West Annual Conference head office. Photo by Priscilla Muzerengwa, UMNS.

Las oficinas de la Conferencia Anual de Zimbabue. Foto: Priscilla Muzerengwa, SMUN.

Para sostener a la iglesia, lo/as lideres desarrollan estrategias que garanticen el compromiso a largo plazo y las contribuciones.  Mutsa Mujaji, ejecutivo de finanzas y administración de la conferencia este de Zimbabue, enfatizó que la fuente principal de financiamiento de la iglesia es su membresía; los/as miembros contribuyen para el desarrollo y supervivencia con los planes para que la iglesia sea autosuficiente.

Históricamente en África, los/as misioneros/as comenzaron y manejaron proyectos de la iglesia con el objetivo de difundir el Evangelio, lo que resultó en la dependencia en los/as misioneros/as. Con los cambios en la estructura de la misión, la iglesia se vio obligada a ser mas autosuficiente, y a manejar sus recursos internos.

“Los/as miembros han sido entrenados a mantenerse animados/as para tener una iglesia animada, y los/as miembros tienen que sostenerse a través de contribuir con la iglesia” dijo Gurupira. Las personas dan porque están conscientes de la necesidad de dar y de la diferencia que su contribución hará en la misión de la iglesia, dijo Mujaji.

Las remesas hechas por los circuitos son clave para el bienestar financiero de los distritos y de la conferencia. Los diezmos, promesas, ofrendas, y los regalos por la cosecha o por acción de gracias de los/as miembros son compartidas proporcionalmente con base en los porcentajes establecidos. El sistema de enlace Metodista Unido es vital para la salud financiera de la iglesia. Los/as Metodistas Unidos/as de Zimbabue, así como los/as miembros de la iglesia alrededor del mundo, también ayudan a pagar a través de asignaciones, a los/as obispos/as Metodistas Unidos/as y otros ministerios de la iglesia global.

“La fuerza de la Iglesia Metodista Unida en Zimbabue y en todo el mundo está determinada por el nivel de fortaleza de los enlaces que conectan todos los órganos y partes de la iglesia. Cuando los enlaces que forman la conexión son débiles o están amenazados, toda la iglesia está amenazada” dijo Mujaji.

El dinero es un asunto importante porque las actitudes relativas a él determinan la relación de una persona con Dios, el cumplimiento de su propósito de vida y su carácter, agregó.

“Por esta razón, nos reunimos de vez en cuando para discutir cómo, como cristianos/as, debemos manejar los asuntos financieros en nuestra iglesia” comentó Mujaji.

Las ofrendas dominicales se han mantenido desde los primeros días misioneros. Celebrar la ofrenda es un acto espiritual de adoración en el cual cada creyente participa activamente. “Dar se convierte en una celebración cuando el/la creyente descubre el gozo de la generosidad, que surge de la gracia de Dios” explicó Mujaji.

Los/as miembros agradecen a Dios por los nuevos/as bebés en la familia, los éxitos académicos de los/as muchachos/as, nuevos trabajos y encuentros de gracia. Como resultado de ello, la acción de gracias está presente en todo servicio de adoración.

The Rev. Alan Gurupira, administrative assistant to Bishop Eben K. Nhiwatiwa. Photo by Priscilla Muzerengwa, UMNS.
El Rev. Alan Gurupira, asistente administrativo del Obispo Eben K. Nhiwatiwa.  Foto : Priscilla Muzerengwa, SMUN.

“Podemos pensar que nuestros recursos financieros son nuestros, pero cuando recordamos que son regalo de Dios el tiempo, la energía, buena salud y la oportunidad de empleo detrás de esos dólares, vemos que esos fondos pertenecen a Dios. Nosotros/as somos los/as mayordomos/as y Dios es el dueño. Por lo que las preguntas acerca de lo que ganamos, cómo lo ganamos, ahorramos, gastamos o regalamos son todas preguntas de mayordomos/as cristianos/as” comentó Mujaji. 

 Enseñar a las personas a diezmar es un trabajo en progreso. Algunos/as miembros comprenden el concepto y están listos/as para ponerlo en práctica. En una iglesia del diezmo los regalos se multiplican, lo que facilita el mantenimiento de los programas de la iglesia. “El diezmo ha sido prescrito como el primer paso de dar en la Iglesia Metodista Unida. No puedes dar más sin dar primero tu diezmo” dijo Gurupira. Después de pagar el diezmo, los/as miembros también dan promesas y sirven a la iglesia de varias formas.

La acción de gracias por la cosecha marca el punto máximo de dar en Zimbabue, y en preparación para esta celebración las clases, sermones y canciones les recuerdan a las personas de sus encuentros con Dios y sus razones para estar agradecidos/as. A través de la acción de gracias por la cosecha se recaudan millones de dólares, más de tres millones en 2017.

Los/as miembros organizan almuerzos, cenas bailables y fiestas para recaudar fondos para proyectos específicos de inversión. Cualquier dinero recaudado va al proyecto designado, con personas haciendo donaciones separadas para hacer posible las festividades. “Recibimos donaciones de personas: el aceite para cocinar, el arroz, la carne. Puedo donar 20 kilos de arroz, pero compraré de nuevo el ticket por $20” dijo Chipo Misi, lideresa laica del distrito este Harare.

Todo se hace con el espíritu de recaudar fondos, continua. “El Evangelio tiene que ir primero a la gente; cuando sus corazones aceptan a Jesús como su Señor y cuando tú … sabes que todo lo estas haciendo para el Señor, lo haces de todo corazón y feliz”.

Patricia Mapani Chisipiti, ejecutiva de proyectos Metodistas Unidos, dijo que la iglesia incluye una muestra representativa de personas de bajos y altos ingresos. El involucrar a cada miembro de la iglesia es esencial para el éxito de la recaudación de fondos. “Nos aseguramos de que todos/as asuman la responsabilidad y acepten contribuir con el programa. Ninguna contribución es muy pequeña para la causa” dijo Mapani.

La responsabilidad, motivación y reconocimiento son fundamentales para la movilización de recursos y el aumento de las donaciones en las iglesias. Los/as líderes de la iglesia proporcionan visión y dinamismo que influyen e inspiran a los/as miembros a ser comprometidos/as y productivos/as. Zimbabue intenta mantenerse desde adentro, recaudando los recursos necesarios para hacer discípulos/as de Jesucristo que trabajen en la transformación del mundo. La iglesia en Zimbabue reconoce el apoyo continuo de los socios en el espíritu de chabadza, Dijo Nhiwatiwa. La palabra Shona se traduce aproximadamente a personas trabajando juntas para el beneficio mutuo.

“Se está recibiendo un gran apoyo de congregaciones hermanas, distritos y áreas episcopales en los Estados Unidos y Europa. El área episcopal de Zimbabue agradece el apoyo de todas nuestras agencias (Ministerios Globales, Educacion Superior y Ministerio, Comunicaciones) para reforzar los programas. Estamos esforzándonos por ser un ejemplo ingenioso para una iglesia autosuficiente en África” dijo Gurupira. 

Muzerengwa es un comunicador para la Conferencia Este de Zimbabue.

Contacte a  Vicki Brown, editora de noticias por newsdesk@umcom.org o 615-742-5469.Para leer más noticias metodistas unidas, suscríbase gratis al Daily o Weekly Digests.
Pobreza
Portia Kasuso, de 11 años, prueba su nueva silla de ruedas con pedales manuales durante un servicio de reactivación metodista unida en Murewa, Zimbabue. El regalo de la silla de ruedas fue facilitado por la conferencia de Zimbabue Oeste, a la que pertenece la iglesia. Foto por el Rev. Taurai Emmanuel Maforo, Noticias MU.

Silla de ruedas abre nuevas puertas para niña en Zimbabue

Movidos por el espíritu de una niña de 11 años de edad, el Obispo Nhiwatiwa y los/as pastores/as locales hacen un llamamiento para ayudarla a obtener educación.
Entidades de la Iglesia
Rev. Forbes Matonga. Foto: Paul Jeffrey, SMUN.

Planes tradicionales profundizan sanciones

Los planes Tradicionalista y Tradicionalista Modificado, apelan a los/as metodistas unidos/as que desean mantener el status quo del enfoque de la iglesia sobre la homosexualidad
Evangelismo
Seis estudiantes de la escuela secundaria Metodista Unida Murewa en Zimbabue han sido seleccionadas para jugar en el partido femenino de la Asociación Internacional de Fútbol para Ciegos en Japón en 2019. En la primera fila de izquierda a derecha, están las estudiantes Fadzai Kimberley, Chengetai Chipanga y Monalisa Makoma; en la fila de atrás, de izquierda a derecha están Teresa Mharadzirwa, la maestra/guía Constance Tendere Munemo, Tanisha Zonde, la arquera Gellie Mawarire, Tarumbidzwa Taruvinga, el director deportivo Pilani Nyanhanda y Titus Tsiga. Foto por Chenayi Kumuterera, SMUN.

Jugadores de fútbol ciegos tienen la oportunidad de su vida

Seis estudiantes de la escuela secundaria Metodista Unida Murewa fueron seleccionadas para participar en el partido de fútbol entre el 20 y 24 de febrero: Taruvinga, Chengetai Chipanga, Kudakwashe Kundishora, Monalisa Makomo, Fadzai Kimberley Nyakudya y Tanisha Zonde.