En defensa del amor

En muchas ciudades de Estados Unidos cerca de la frontera con México, muchas personas que protestan han estado portando letreros que indican: "No son nuestros niños; No es nuestro problema". Han estado deteniendo al transporte que trae a niños inmigrantes que llegaron sin compañía a sus comunidades.

El 31 de julio cientos de personas de fe, provenientes de más de 10 estados diferentes se reunieron en Washington, D.C. para realizar una protesta frente a la Casa Blanca.

Nuestros letreros leían: "Defendiendo el lado del amor por nuestras familias inmigrantes".

  Como personas de fe sabemos que estos son también nuestros niños. En Mateo 19:14, Jesús dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos.» Mateo 19:14 (NVI)

Agradecemos a nuestros líderes metodistas como la Obispa Minerva Carcaño y el Dr. Bill Mefford; director de derechos civiles y humanos en la Junta General de Iglesia y Sociedad en Washington, DC por organizar este acto. Una gran cantidad de líderes de distintas iglesias de toda la nación también se unieron ese día en oración por amor, por nuestra fe y nuestros principios de justicia social.

Más de 120 personas de nuestro grupo fuimos arrestados frente a la Casa Blanca y animados por cientos de personas que nos apoyaban. Otros grupos de fe alrededor de este país también estaban defendiendo al amor al abrir sus iglesias y hogares para recibir y cuidar de los niños inmigrantes. Porque eso somos. Somos un pueblo de fe defendiendo el amor.  

Cada vez que nos juntamos en desobediencia civil en Washington, DC, nos estamos animando e inspirando unos a otros a continuar en esta lucha larga por los derechos humanos.

El pueblo de fe tiene una voz moral. Las personas en el poder deben escuchar esa voz para cambiar las leyes y mejorar las condiciones de vida de nuestros hermanos y hermanas.

Dios nos llama para ser la voz de quienes no tienen voz y a defender a quienes sufren.

Lo que hace poderoso este movimiento son nuestras acciones y nuestros números.

Treinta y dos fuimos arrestados en febrero. En esta ocasión éramos 4 veces más ese número. El número de personas que apoyaron también se multiplicó. ¡Así es que se construye un movimiento!

Estamos también ganando profundidad y creciendo espiritualmente en el proceso. Es una dinámica más grande que nosotros mismos. Estamos creciendo en nuestro entendimiento de lo que es moverse de la compasión a la acción y de lo que significa cumplir parte de lo que leemos en Mateo 25:40 " “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”

Se requiere ahora mismo una fe que mueva montañas. Y estamos aprendiendo que "¡Si se puede!" Nuestro compromiso es más fuerte que nunca porque estamos comenzando a ver lo que ocurre cuando defendemos el amor.

Oh sí, hay que recorrer un largo camino en esta jornada. Pero tomemos ánimo. ¡Nosotros MARCAMOS la diferencia! Debemos recordar que, en nuestra historia, las personas de fe defendieron el amor y ocurrió el cambio. Ocurrirá nuevamente si no desmayamos.

Por favor sigan llamando, sigan invitando a otras personas a unirse, sigan defendiendo el amor y sigan levantando su voz moral. Sigan orando y clamando a Dios por nuestros niños, por los hijos de Dios. 

El cuerpo de Cristo es una fuerza poderosa. Muchos miles de personas actuando y moviéndose en un solo espíritu serán capaces de lograr una transformación significativa. Pude ver la mirada de esperanza y determinación y pasión en los ojos de mis hermanos y de mis hermanas puestos en fila para ser arrestados. Si todos somos fieles y hacemos nuestra parte, Dios vendrá en su poder y completará su obra. ¡Es una promesa!

Mientras tanto sigamos orando, clamando y marchando y hacemos lo que haya que hacer en esta lucha por la justicia. ¡Oh, que gozo es ser parte de este poderoso, maravilloso y hermoso cuerpo de Cristo!

En defensa del amor

* Carmen Sol Cotto es directora de comunidades de bienvenida al inmigrante de la Junta General de Iglesia y Sociedad

Temas Sociales
Madre migrantes en un campamento improvisado cerca del cruce fronterizo en Tijuana, reciben alimentos y otros suministros de ayuda de la Iglesia Metodista Nuevo Pacto y la Iglesia Evangélica San Pablo en Tijuana. Unos 1.500 inmigrantes se han establecido allí, muchos/as de ellos/as con la esperanza de presentar solicitudes de asilo ante las autoridades de inmigración de Estados Unidos. Foto de Mike DuBose, Noticias MU.

Las madres de la frontera cuentan sus historias

Las madres migrantes en la frontera mantienen su lucha por buscar un futuro más esperanzador para ellas y sus familias.
Iglesia Local
La Pastora Cassandra “Cassy” Nuñez nació en el norte de México y emigró con su familia a EE.UU. cuando tenía 9 años. Actualmente es beneficiaria de DACA, por lo que se denomina así misma como una “pastora DACAmentada". Foto cortesía de la Conferencia Anual Baltimore - Washington.

Una pastora hispana que sueña en voz alta

Núñez fue designada, como pastora local, a la IMU Hispana de Salem en julio pasado y ha venido trabajando en el desarrollo de relaciones frescas, genuinas y amistosas con su comunidad.
Entidades de la Iglesia
La Comisión General sobre Religión y Raza (GCORR por sus siglas en inglés) y la Comisión General de Estatus y Rol de Mujeres (GCSRW por sus siglas en inglés) de La Iglesia Metodista Unida (IMU) han recibido una solicitud del Caucus hispano-latino para observar el proceso que se le sigue a la Obispa Minerva Carcaño. Fotocomposicion cortesía de MARCHA.

MARCHA solicita a comisiones de raza y mujer supervisar proceso contra la Obispa Carcaño

Desde el anuncio de la suspensión de la Obispa Carcaño, MARCHA ha planteado cuestionamientos al proceso enviando dos cartas abiertas al Colegio de Obispos/as de la Jurisdicción Oeste y la Comisión Episcopal