Conferencia de Nueva Jersey con mayor número de hispano-latinos como superintendentes

La Conferencia Anual de Nueva Jersey de la Iglesia Metodista Unida (IMU) nombró dos líderes del ministerio hispano-latino, los/as reverendos/as Eunice Vega (Dsitrito Skylands) y Héctor Burgos (Distrito Capital), como nuevos/as superintendentes de distrito. Junto con el Rev. Manuel Sardiñas (Distrito Gateway North), quien tiene casi 5 años como superintendente, suman tres hispanos-latinos sirviendo como líderes distritales. Con estos nombramientos, esta conferencia se convierte en la que tiene el mayor número de hispano-latinos sirviendo como superintendentes/as al mismo tiempo.

El Rev. Manuel Sardiñas, Superintendente del Distrito del Gateway North - el distrito más diverso y urbano en la conferencia - ha servido en esa posición desde julio de 2014.  En opinión del Rev. Sardiñas el nombramiento de Burgos y Vega-Pérez: “Es un gran reconocimiento al liderato Hispano-Latino”. En adición a esto también fue nombrado superintendente otro clérigo de origen coreano, el Rev. Sang Won Doh (Distrito del Valle de Raritan), quien es era pastor de la IMU Coreana Calvary, una de las 25 iglesias metodistas unidas de más rápido crecimiento en los Estados Unidos.

 

Rev. Héctor Burgos

Foto cortesía del Rev. Hector Burgos.

Foto cortesía del Rev. Hector Burgos.

 

El Rev. Burgos es natural de Puerto Rico.  Para él, la realidad sociopolítica de su país fue crucial en su adaptación social en los Estados Unidos, de acuerdo con declaraciones ofrecidas a Noticias MU. 

Antes de ser llamado al ministerio pastoral, estudió y trabajó en el campo de la administración de empresas, experiencia que lo ayudó a poder manejar planes y estrategias en su actual responsabilidad.  Fue criado en un hogar cristiano metodista, en donde siempre hubo un compromiso con la justicia.  Dos enseñanzas que aprendió de su padre y que han sido de mucha influencia en su vida y liderazgo es el “hacer las cosas bien o mejor no hacerlas” y “saber que que en la vida uno siempre dice que sí hasta que tenga que decir no. Lo primero me ha llevado a hacer todo con excelencia, lo cual no es tan sólo una manera de honrar a Dios -quien se merece lo mejor- sino a su vez, en la mayoría de los casos, crea un ambiente positivo.  La segunda enseñanza me mantiene abierto a nuevas posibilidades, oportunidades y a continuar experimentando e innovando”.

Según Burgos, estas enseñanzas fueron claves para el desarrollo de su servicio en la iglesia como Director de Ministerios Conexionales de la conferencia.  Entre sus responsabilidades estuvo la conducción del desarrollo congregacional y del liderato a nivel conferencial, labor que realizó en colaboración con el Obispo John Schol y un diverso equipo de directores/as y líderes electos/as.  También, supervisaba el desarrollo, implementación y evaluación de los recursos de la conferencia, para que esta pudiera alcanzar las prioridades estratégicas establecidas en su misión.

Su trabajo se tradujo en resultados tangibles como la implementación de un plan estratégico aprobado en el 2013, que logró revertir el declive en la asistencia a las iglesias - alcanzando un aumento neto por primera vez en 10 años. 

Otra área en la que se lograron avances fue el ministerio de jóvenes.  Se desarrolló el plan estratégico para el Desarrollo de Ministerio de Nuevas Generaciones (NextGen), que une los ministerios de juventud, adultos jóvenes, universitarios y de campamentos en un sólo ministerio. Este pasado verano, luego de un tiempo de inactividad, más de 200 jóvenes formaron parte de estos campamentos en un lapso de tres semanas, incluyendo los días en que se celebra la “herencia hispana”, con la participación de más de 75 acampantes.  También se desarrollaron talleres y actividades de gran impacto que lograron atraer más de 1,500 jóvenes anualmente.

Bajo la dirección de Burgos se creó un plan estratégico de 10 años que ha permitido a la conferencia ser mucho más competente en su trabajo, a través de la interacción intercultural para confrontar los problemas de racismo y equidad.   El impacto de esto se ha visto en todas las áreas de la conferencia, de acuerdo con Burgos; desde cambios en los procesos de reclutamiento de personas para las distintas áreas de trabajo en la conferencia, cambios en las políticas de las juntas de ministerio ordenado, la provisión de recursos y apoyo a pastores/as de minorías étnicas, hasta el creciente en el número de nombramientos pastorales de carácter cross-cultural (pastores/as de minorías étnicas sirviendo en iglesias anglosajonas y de otros grupos étnico-raciales, diferentes al del/de la propio/a pastor/a) .  

Del mismo modo, se logró la aprobación una legislación que permitió a la conferencia unirse a una demanda en contra del estado de Nueva Jersey, para que se termine la segregación en el sistema de educación del estado.

Actualmente, la conferencia está implementando un nuevo plan estratégico que incluye la Academia de Desarrollo Congregacional y el plan estratégico de competencia intercultural para ofrecer recursos a pastores/as y líderes congregacionales. “Me siento sumamente agradecido por la confianza que el Obispo John Schol ha depositado en mí”.

En cuanto al apoyo al desarrollo de los ministerios hispano-latinos, Burgos señaló que “la conferencia está comprometida con ministerio hispano-latino, al igual que con el resto de sus ministerios”.  Recientemente hubo un esfuerzo para crear materiales bilingües y aumentar los recursos para las comunidades hispanas incluyendo “Team Vital” (un recurso que provee a las congregaciones un proceso para evaluar su ministerio, conocer mejor a su comunidad, aprender sobre áreas de prioridad para reforzar la vitalidad de las iglesias y su planificación estratégica).

Todos los recursos escritos y de multimedia, fueron traducidos al español con una inversión de más de $10.000, algo que nunca se había hecho.  “La Conferencia celebra las aportaciones y el liderato del pueblo hispano-latino lo cual se refleja en todos los niveles de la conferencia. Aunque, aún queda trabajo por hacer, vamos por buen camino”, dijo Burgos.

La expectativa sobre el futuro que tiene por delante como Superintendente del Distrito Capital, es el poder caminar junto con los/as pastores/as y líderes congregacionales para –unidos/as- crecer y profundizar su fe cristiana.  Equipar al liderazgo de la iglesia, aumentar el número de congregantes y profundizar la relación de las iglesias con sus comunidades son algunas de sus prioridades para el Distrito Capital, el cual incluye varias áreas urbanas como Trenton,  la capital del estado.

Burgos se congrega en la IMU en Perth Amboy donde pastorea su esposa y sirve en el grupo de adoración, como maestro de escuela dominical y como barrendero oficial: “El continuar sirviendo en la iglesia local me ha ayudado a mantenerme cerca del pueblo y sus realidades desde una perspectiva diferente, además de apoyar a mi esposa en su ministerio”. 

Burgos se siente la persona más afortunada del mundo con su familia y su esposa, la Pastora Jazelis Adorno, a quien definió como “una persona maravillosa, líder luchadora y guerrera de oración”.  Con ella, tiene cuatro hijos, tres varones y una niña, de quienes dijo con orgullo que “son únicos, y especiales cada uno en su propia personalidad”.           

 

Rev. Dra. Eunice Vega-Pérez

Foto cortesía de la Rvda. Eunice Vega-Perez.

Foto cortesía de la Revda. Dra. Eunice Vega-Pérez.

 

La Rev. Dra. Eunice Vega-Pérez es puertorriqueña y se siente muy orgullosa de haber nacido en la isla.  Le da mucha gracias a Dios por la educación cristiana que se da en Puerto Rico porque para ella “el compromiso, la pasión que siento por Jesucristo, la adoración y el conocimiento que tengo, viene de mi formación cristiana en Puerto Rico”. 

Proviene de una familia cristiana, humilde, sencilla, y “muy intensa”.  Su padre fue pastor ordenado.  “Le debo mucho a mis padres, especialmente a mi mamá, porque a nosotros/as nos enseñaron a amar a Dios primero y a tener pasión por Dios, y pasión para hacer las cosas bien. En mi casa no habían excusas para faltar a la iglesia”.  De igual forma, reconoce que siguió esta forma de crianza con sus hijas “No tuve otra opción en este país.  Fue muy difícil, pero mis hijas hoy le sirven a Dios”. 

De profesión enfermera, Vega-Pérez reconoce que la enfermería le “enseñó a ser más compasiva, a ayudar y a entender mejor a las personas”. Es graduada del Seminario Teológico de la Universidad de Drew en 2003 y tiene un doctorado en Ministerios de Liderazgo Excepcionales del Seminario Teológico de Wesley (2014). Antes de ser pastora, sirvió como presidenta del concilio, directora de cultos, de adoración y trabajó en el ministerio infantil en su iglesia madre en Dover, Nueva Jersey. 

Como pastora, ha servido por 16 años en cuatro diferentes iglesias interculturales.  Su primera experiencia fue en la IMU Butler, como pastora asociada, para desarrollar ministerios entre la creciente comunidad inmigrante de esa área, donde la mayoría era de origen mexicano.  Vega-Pérez fue la primera pastora de una minoría étnica que ha servido en esta iglesia y junto a otros líderes contribuyó al crecimiento del ministerio con la comunidad hispano-latina, que en sus principios contaban sólo con una clase de “Inglés como Segunda Lengua” (ESL siglas en inglés). De 10 personas que integraban al grupo al principio, creció a casi 70 personas en culto en un lapso de seis años.  “Fue un enorme reto, porque la comunidad inmigrante se caracteriza por mudarse frecuentemente”.  

Ella recuerda que hubo períodos muy difíciles, como cuando perdió más de 30 personas, en menos de tres meses, porque varios/as se regresaron a su país natal, otros/as se mudaron a otra ciudad y algunos/as fueron arrestados/as por agentes de inmigración.  Recuerda también que tuvo que lidiar con mucho racismo contra ella y los/as miembros de su comunidad: “Era un ambiente muy hostil para la población hispana en Butler. Les ponían carteles con mensaje como ‘Go back to Mexico’ y les tiraban botellas”. 

En un esfuerzo para mejorar el trato y aceptación de la población hispana, Vega-Pérez y otros líderes asistieron a los “town meetings” para ser voz de su comunidad y procurar un mejor trato.  Igualmente promovió la realización de cultos unidos, con la intención de juntar a la iglesia anglosajona y al ministerio hispano-latino para que tuvieran la oportunidad de conocerse y entenderse mejor: “Fuimos muy intencionales al momento de tener una iglesia intercultural”, agregó la pastora. 

Su segundo nombramiento fue en la iglesia anglosajona más grande de la conferencia: la IMU Trinity en Hackettstown.  Aquí fue la segunda mujer pastora y la primera persona “de color” en ocupar esa posición en esa iglesia, donde también estuvo a cargo de 35 grupos pequeños y la creación de un nuevo currículo de educación para los/as miembros.  

La IMU en Vernon, Nueva Jersey, fue su tercera iglesia y sirvió como pastora ordenada.  Su enfoque fue apoyarles el área administrativa y, al igual que en sus experiencias anteriores, fue la primera mujer de una minoría étnica en pastorear esa congregación.

Su último pastorado a nivel parroquial lo ejerció, desde julio del 2017, en la IMU “Obispo James” en Basking Ridge, una de las ciudades más prósperas del estado de Nueva Jersey. En esta oportunidad fue la segunda persona de origen latino que sirvió en esta iglesia y la primera mujer en hacerlo como pastora.  Entre los ministerios más significativos que desarrolló en esta iglesia están los grupos pequeños (en los que se duplicó en asistencia), la mayordomía cristiana y administración financiera: “Esta iglesia no tenía un proceso cohesivo para manejar sus finanzas así que, mediante predicaciones con bases teológicas, comencé a dar el mensaje sobre la importancia del dar de nuestros dineros”.

Aunque los aciertos y contribuciones que ha hecho como pastora, han sido reconocidos en las diferentes congregaciones donde ha servido, Vega- Pérez no ha estado exenta de enfrentar desafíos, especialmente porque siempre fue asignada a iglesias interculturales: “Tuve que trabajar el doble, porque estos nombramientos son difíciles y requieren de mucha madurez emocional, tuve que crecer, y la congregación también, además de lidiar con prejuicios, sexismo, y racismo” añadió. 

Por ser mujer y latina, muchos dudaron de su capacidad.  Pero mediante el testimonio de ella y su familia y el enseñar con amor, pudo romper con algunas de esas barreras y llegar a los/as congregantes.  Explicó que, si ella es la primera en hacer algo, trata de dar lo mejor porque sabe que está abriendo caminos para las próximas mujeres o personas de minorías étnicas que vendrán después de ella.

“Es la primera vez que un obispo nombra a tres superintendentes hispano-latinos/as a formar parte del gabinete.  El Obispo Schol ha sido muy intencional en traer laicos/as y pastores/as del ministerio hispano-latino a la Junta de Ministerios Ordenados, quienes son los que evalúan y asesoran a los/as candidatos/as para el pastorado”.  Según Vega – Pérez, la Conferencia ha hecho mucho para apoyar al ministerio latino. 

 “Mi oración es que pueda seguir siendo una mujer humilde y accesible, que pueda ser una líder eficiente para continuar abriendo los caminos de ministerios importantes para futuros líderes hispano-latinos/as que vegan después de mí”, añadió Vega-Pérez.

Su meta principal es concientizar sobre la diversidad, a las iglesias pertenecientes al distrito, en especial a las que están en áreas rurales que no han estado expuestas a ello. El Distrito de Skylands está compuesto por 60 iglesias aproximadamente, entre las que se cuentan cuatro ministerios hispano-latinos (Butler, Morristown, Rockaway y Dover): “Una de mis metas es ayudar al crecimiento de estos ministerios, y con mi experiencia, apoyar a estos/as pastores/as, retándoles a sigan haciendo el trabajo, cada vez mejor”. En su tiempo libre, la pastora disfruta hacer Zumba, le gusta escuchar música, preparar eventos, ir al cine, y degustar de diferentes comidas especialmente de la India. 

La Rvda. Dra. Vega-Pérez está casada desde hace 29 años con su esposo, a quien no duda en calificar como un “tremendo líder de la iglesia”. Tiene tres hijas; un par de gemelas de 26 y la menor de 21 años.  “Mis hijas son mujeres trabajadoras, que aman a Dios, tienen sensibilidad con el prójimo, son brillantes y se sienten muy orgullosas de ser latinas, las amo a muerte”. 

 

Rev. Manuel Sardiñas

Foto cortesía Rev. Manuel Sardiñas.

Foto cortesía del Rev. Manuel Sardiñas.

 

Nacido en Cuba, el Rev. Manuel Sardiñas emigró a los Estados Unidos en 1996. En Cuba, sirvió como líder laico y del campamento a nivel nacional.  En el 2000, se matriculó en el seminario Teológico de la Universidad de Drew en Madison, Nueva Jersey, donde se graduó en 2003.  Actualmente es el superintendente del Distrito Gateway North, el cual está compuesto por 57 iglesias en áreas principalmente urbanas y con gran diversidad racial. 

Antes de ser superintendente, el Rev. Sardiñas fue pastor durante 14 años en dos iglesias.  Primero sirvió en la IMU de Jersey City y luego pastoreó la Primera IMU de Union City por 12 años (2002-2014).  Su enfoque ministerial como pastor en Union City fue el crecimiento numérico de la congregación.  Cuando llegó, solo había un grupo de entre 10 a 12 miembros y al salir a servir en la superintendencia, el grupo había crecido a más de 60. 

No tan sólo se logró el aumento de la membresía, sino que además fue parte del equipo que ayudó a establecer una institución de educación preescolar en las instalaciones de la iglesia.  Este proyecto se logró con el apoyo de la Conferencia Anual de Nueva Jersey y el trabajo arduo de la iglesia local.  Actualmente este preescolar atiende un número aproximado de 100 niños/as incluyendo recién nacidos/as.  También tiene dos aulas para enseñar a niños del jardín infantil y proveen servicios extracurriculares, después del horario regular de clases, a más de 50 niños/as por día.   

La gestión principal de superintendente es ser la representación obispal en las congregaciones.  Con esto la autoridad episcopal, de una manera indirecta, puede tener una relación con cada iglesia de su conferencia.  Los/as superintendentes/as informan al/a la obispo/a sobre las dificultades y potencialidades que tiene cada congregación. 

El nombramiento de superintendente/a es por seis años, pero puede servir dos años adicionales si así lo requiere la autoridad episcopal de la conferencia. Este rol, por sus responsabilidades, trae consigo muchas situaciones que, a veces, son difíciles de confrontar.  De acuerdo con el Rev. Sardiñas, el mayor desafío que ha tenido que vivir como superintendente ha sido el racismo: “En las congregaciones siempre hay personas que no se sienten cómodas con personas diferentes a ellos ya sea por acento, o color de piel. Esto es algo que todos/as los/as superintendentes/as de minorías étnicas confrontamos en las iglesias de nuestros distritos”. Un ejemplo que recuerda fue cuando visitó a una de sus iglesias y una líder local se le acercó y le dijo abruptamente: “Nosotros no queremos a un pastor hispano en esta congregación. Ella pensó que yo iba a ser el nuevo pastor. Esta hermana no sabía que yo estaba haciendo una visita como superintendente”. 

Sin embargo, a nivel conferencial hay aceptación y unidad entre los/as líderes: “En todos los niveles uno encuentra a hispano-latinos sirviendo en nuestra conferencia” dijo Sardiñas, quien agrega que ello se debe a la importancia que el Obispo Schol le ha dado a la diversidad. 

Sardiñas ve al ministerio hispano-latino en su distrito, como un área que está creciendo en número.  Aún así, algo que le inquieta de las iglesias hispano-latinas y que le gustaría que cambiara, es la perspectiva que tienen las congregaciones del uso de los espacios dentro de sus instalaciones. “Si las iglesias hispano-latinas utilizaran sus espacios en los días donde no haya servicios o actividades eclesiásticas, para hacer actividades que puedan generar ingresos adicionales, dependerían menos de los subsidios que ofrece la conferencia y pudieran ser auto-suficientes”.

Sardiñas resalta el hecho de que las iglesias hispano-latinas dependen más de los subsidios conferenciales que las iglesias anglosajonas: “Una táctica eficaz que las iglesias pueden hacer para dejar de depender solo del plato de ofrenda, es el alquiler de sus espacios, ofreciendo servicios como tutorías a niños/as y jóvenes de la comunidad, para actividades sociales y comunitarias y/o abrir programas de cuidado de niños/as”.  Todos estos son proyectos que, no solo fortalecen financieramente a las iglesias, sino que ayudan a profundizar la conexión con la comunidad y a atraer visitantes: “Muchas congregaciones están llenas de personas que no representan a la comunidad que le rodea”.  Su enfoque en estos momentos es ayudar a las iglesias, en especial a las que enfrentan dificultades financieras, a abrir sus expectativas sobre el uso de sus espacios. 

Por otra parte, la conferencia viene desarrollando un proyecto en el Distrito de Gateway North para abrir “Centros de Esperanza” que ofrecen diversos servicios a las comunidades vecinas.  Actualmente, la IMU Christ en Jersey City, es una de las iglesias que está renovando sus instalaciones para ofrecer servicios de “viviendas a precios accesibles” y cuidado de niños/as.  Otra iglesia que está pasando por una transformación física es la IMU en Fairfield que ofrecerá servicios a personas con discapacidades. 

El Rev. Sardiñas no se congrega en ninguna iglesia en específico, sino visita a una iglesia distinta cada domingo –especialmente aquellas que tienen poca asistencia- como parte de sus responsabilidades en la superintendencia.

Sardiñas está casado desde hace 44 años con su esposa, la Pastora Elizabeth Gonzalez, quien lidera la Primera IMU de Union City, Nueva Jersey.   “Tengo cuatro hijos/as, dos biológicos/as y mis hijos/as políticos/as, porque para mí son mis hijos/as”.  Tiene cuatro hermanos que sirven en diferentes ministerios de La Iglesia Metodista Unida y su pasatiempo favorito es jugar y disfrutar la compaña de sus nietos. 

 

* Glendaliz Rivera es escritora independiente para UMCOM. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el correo: IMU_Hispana-Latina@umcom.org.

 

Relacionado

Iglesia Local
Fachada actual del templo de la Iglesia Metodista Unida de Pemberton. El Obispo Francis Asbury predicó allí en 1772 y el primer edificio de la iglesia fue construido en 1775. Foto cortesía de Wikimedia.

Iglesia metodista en Nueva Jersey celebra 250 años de ministerio

Este año se celebra el 250 aniversario de la Iglesia Metodista Unida de Pemberton, lo que la convierte en la tercera congregación más antigua del país.
Conferencia Anual
El Rev. Hernández sirvió en la Iglesia Metodista de Cuba  durante 23 años como pastor y superintendente. Es pastor fundador de La Nueva Iglesia, en la ciudad de Miami y se desempeño como Superintendente del Distrito Suroeste de la Conferencia Anual de Florida. En la foto de archivo (2013) el Obispo Kenneth Carter (izquierda) y el Rev. David Dodge (derecha) imponen sus manos sobre Hernández al comisionarle como superintendente. Foto cortesía del Rev. Armando Rodríguez.

Conferencia de Florida comisiona nuevo director de ministerios latinos

El Rev. Rinaldo “Rini” Hernández, fue designado como nuevo Director de Desarrollo de Nuevas Iglesias y Ministerios Latinos de la Conferencia Anual de Florida.
Conferencia Anual
Para la Rvda. Fabiola Grandon-Mayer, este nombramiento es como un trabajo pastoral solo que va a ser desde otra perspectiva: “Mi oración es que el distrito entienda que esto es un trabajo que hacemos juntos/as, con los/as laicos/as y clérigos/as”, dijo la reverenda.  Foto cortesía de la Rvda. Fabiola Grandon-Mayer.

Primera pastora chilena superintendente en la IMU

La Conferencia Anual del Norte de Illinois de la Iglesia Metodista Unida (IMU) se une a la lista de las conferencias de los Estados Unidos, que han nombrado a una hispana-latina como superintendenta de distrito.