Progreso en la selección de miembros para la Comisión de “El Camino a Seguir”

PARA PUBLICACION INMEDIATA

Washington, DC.- El Comité Ejecutivo del Concilio de Obispos/as ha reducido la lista de más de 300 personas a 29 candidatos/as potenciales para integrar la Comisión “El Camino a Seguir”. El grupo incluye 8 obispos/as, 13 clérigos/as y 8 laicos/as que representaran la conexión global y la diversidad teológica de la denominación.

Se han enviado cartas a las personas informándoles que han sido propuestas para ser miembros de la Comisión y compartiendo la misión, visión y el alcance de trabajo a realizar, así como un calendario de reuniones. Se pidió a los/as potenciales miembros que, en oración, consideren si están dispuestos y disponibles para servir y responder dentro de un par de días.

En el momento en que se reciban las respuestas, el Comité Ejecutivo hará las adiciones o modificaciones necesarias, y entonces enviará una lista final de nominados/as por correo electrónico a todo el Concilio de Obispos/as para su consideración.

Tras la intervención del Concilio de Obispos, las personas que sean seleccionados recibirán una invitación para formar parte de la Comisión y la lista de miembros se hará pública. Se espera que estos pasos restantes se tomen un par de semanas.

El equipo moderador, integrado por el Obispo Ken Carter, la Obispa Sandra Steiner-Ball y el Obispo David Yemba, reunirá la Comisión este otoño a través de una conferencia telefónica o por video, para comenzar a organizar el trabajo.

El Obispo Bruce R. Ough, presidente del Concilio, reconoció que el proceso de selección ha tardado más de lo que inicialmente se esperaba. Dijo que verificar las personas en la lista de nominados/as, hacer consultas, recopilar la información biográfica y los contactos, ha tomado un tiempo, po demás necesario, para completar esta tarea crítica.

"Estamos trabajando para avanzar lo más que podamos en este proceso, brindando la mayor atención y cuidado. El tiempo adicional que se ha tomado, ha sido necesario para honrar los valores de nuestra diversidad como iglesia mundial, en busca de voces, experiencias representativas y en crear un espacio para el discernimiento de los/as candidatos/as y los/as obispos/as que sirven de guía para el proceso de selección".

###

Contacto con los medios:

Diane Degnan [email protected]

615.742.5406 (o) 615.483.1765 (c)

Teología
El Curso de Estudio a distancia, reúne participantes de diferentes zonas del país y fortalece la conexionalidad de los ministerios hispano-latinos de a denominación. Foto Dr Phil Wingeier Rayo.

Formación teológica de lideres metodista hispanos/as no se detiene por pandemia

El Curso de Estudio en el area de Historia Metodista Unida se dicta en español a través de la red, para estudiantes en cualquier parte del país.
Entidades de la Iglesia
Las personas que presentaron informes al Concilio Judicial Metodista Unido y oraron antes de una audiencia oral en mayo de 2018 en Evanston, Illinois. De izquierda a derecha están el Rev. Keith Boyette, Stephanie Henry, el Obispo Scott Jones, John Lomperis y Thomas E. Starnes. Boyette, Jones y Lomperis estuvieron entre los/as 28 metodistas unidos/as que firmaron una declaración durante una reunión de sectores tradicionalista de la denominacion, llevada a cabo en la ciudad de Atlanta, con el objeto de discutir sobre la formación de una nueva denominación tradicionalista. Foto de archivo de Kathleen Barry, Noticias MU.

8 obispos/as se unen para organizar una nueva denominación

Una reciente reunión, congregó a una serie de líderes tradicionalistas para visionar como seria la separación de la iglesia y la organización de una nueva denominación.
Teología
El uso de la ceniza es un elemento bíblico que tiene una larga historia en la adoración judía y cristiana. Teológicamente, las cenizas han significado purificación y dolor por los pecados. Foto Kathleen Barry, Noticias MU.

¿Por qué las cenizas?

Recibir la ceniza es una manera de confrontar nuestra humanidad y mortalidad. Nos recuerda que no somos Dios, pero una buena creación de Dios. Con ello reconocemos que nuestros cuerpos no van a durar para siempre y que eventualmente nos encontraremos cara a cara con la realidad de nuestra propia muerte.