Metodistas interesados en mejorar relaciones entre EE.UU. y Cuba

Las negociaciones de una política de puertas más abiertas entre los Estados Unidos y Cuba, incluyendo regulaciones más relajadas de visitas a Cuba, están a tono con la posición metodista unida. Aunque no cabe duda que la interacción entre los Estados Unidos y los cristianos cubanos se optimizará en el futuro, sin embargo, no existen variantes inmediatas en las relaciones o actividades actuales de la Iglesia Metodista Unida en Cuba.

"Damos la bienvenida a los pasos que puedan normalizar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, y nos alegramos de que ya tenemos fuertes lazos con nuestros hermanos metodistas y hermanas en Cuba", dijo Thomas Kemper, director ejecutivo de la Junta General de Ministerios Globales de la Metodista Unida, la agencia misionera de la denominación. "Esto incluye los viajes del programa regular de Voluntarios en Misión (VIM) en colaboración con la Iglesia Metodista en Cuba."

Análisis positivos pero cautelosos también fueron ofrecidos por Aldo González, coordinador del programa CUBA VIM, y por Icel Rodríguez, directora de misiones mundiales de la Conferencia Metodista Unida de la Florida, que tiene una alianza histórica con los metodistas cubanos. El pacto incluye visitas estipuladas entre las dos entidades de la iglesia.

La Iglesia Metodista Unida, a través de la Conferencia General, su máxima entidad en decisiones políticas, ha defendido por mucho tiempo la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, incluyendo dar fin al embargo estadounidense contra Cuba en acta promulgada hace más de medio siglo.

Los acuerdos entre el presidente Barack Obama y el presidente cubano Raúl Castro en diciembre pasado fortalecieron un proceso que puede conducir a las relaciones diplomáticas mutuas y más visitas personales. Sólo el Congreso de EE.UU. puede poner fin al embargo. El anuncio conjunto proyectaba más visitas familiares, contactos culturales, educativos y religiosos sin la necesidad de conseguir una licencia "específica" de la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos. Una licencia general seguiría siendo necesaria para viajar.

En virtud de las nuevas normas propuestas, "las actividades religiosas" son algunas de las 12 categorías de "viajes legales" con licencia general para viajes de Estados Unidos a Cuba.  La política anterior en ambos países permitía las visitas con fines religiosos, pero, según González, esa historia ha sido una de "altibajos". Las restricciones a las visitas con licencia se relajaron en el lado de Estados Unidos en 2011 por el presidente Obama, después de haber sido restringidas por la administración de Bush.

El 28 de enero, un grupo bipartidista de senadores de Estados Unidos anunció planes para introducir y sostener audiencias sobre legislación que levantaría las restricciones a la ciudadana estadounidense de viajar a Cuba. El destino de la propuesta es incierto, como lo es su convergencia con las anteriores iniciativas de Obama.

"Un proceso acaba de empezar, y vamos a utilizar cada nueva oportunidad al máximo para fortalecer nuestra misión y ministerio conjunto con la Iglesia Metodista en Cuba", dijo Kemper, quien también destacó la colaboración entre la agencia de auxilio de su agencia y la Iglesia cubana después de la super tormenta Sandy en 2013. El Comité Metodista Unido de Auxilio (UMCOR) asignó $500,000 en agosto 2013 para la reconstrucción de casas destruidas por la tormenta que azotá a Cuba con la fuerza de un huracán.

Actualmente, según González, Cuba permite solo dos equipos— 12 por equipo-- de voluntarios en misión metodistas unidos de los Estados Unidos por mes. Esos equipos trabajan principalmente en la iglesia y la reconstrucción de vivienda pastoral. También jugaron un papel decisivo en la construcción del Campo Canaán, una instalación Metodista de Cuba, y el Seminario Teológico Metodista de La Habana. El programa ha estado activo desde hace 20 años. González dice que el nivel actual de visitas está en consonancia con la capacidad de la Iglesia cubana como anfitriona. La Iglesia Metodista en Cuba cuenta con más de 40.000 miembros y una comunidad de adoración de 50.000, según las últimas cifras disponibles.

El pacto de 17 años entre la Conferencia de la Florida con los metodistas cubanos incluye visitas de persona a persona para el enriquecimiento espiritual.  Florida puede enviar 24 personas por distrito a Cuba cada año y hay nueve distritos en la conferencia, según Rodríguez. Un número limitado de pastores cubanos puede visitar las iglesias de Florida cada año. La relación es de gran valor para las congregaciones y miembros de la iglesia en ambos países, agregó.

* Elliott Wright es consultor de información con Ministerios Globales.

Misión
La Obispa Minerva Carcaño (centro), reunida con líderes de la Conferencia Anual California-Pacifico y del Consejo de Ministerios Hispano-Latinos de la Jurisdicción Oeste. Foto cortesía de la Conferencia Anual California-Pacifico.

Formar líderes es la prioridad de los ministerios hispano-latinos en el oeste

El Consejo del Ministerio Hispano-Latino de Jurisdicción Oeste inició el año reuniéndose con el liderato de la Conferencia Anual California-Nevada.
Teología
Pablo Sosa dejó un o de los legados musicales y litúrgicos más ricos del metodismo hispano parlante. Foto ilustración Noticias MU.

“El Cielo Canta Alegría” mientras la iglesia se conduele ante fallecimiento de Pablo Sosa

Fue pastor de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA) y un líder mundialmente reconocido por su labor ministerial en la composición musical, docencia, dirección coral y liturgia
Historias de Fe
De derecha a izquierda vemos al Rev. Dawn Taylor-Storm, la Revda. Molly Dee Rounsley, Revda. Evodia Villalvia, Revda. Luky Cotto, la Obispa Peggy Johnson, quien escribió sobre la terrible experiencia de Isabella en su Blog ("Via Dolorosa"), y Luis Castillo, un traductor. Foto por John Coleman.

Metodistas en Pensilvania atiende el ruego de una madre inmigrante

La IMU El Buen Samaritano en West Chester, buscó para una de sus miembros, una joven madre inmigrante latina cuyo esposo había sido detenido y luego deportado a Honduras.