Obispo Héctor Ortiz plantea 12 puntos para resolver la crisis en Puerto Rico

Nosotros, la Iglesia Metodista de Puerto Rico, como hombres y mujeres de fe, con un compromiso de amor y justicia hacia nuestro pueblo queremos, expresarnos en esta hora de nuestra historia en ánimo de dar respuestas sensatas y razonables sobre la crisis fiscal que enfrenta el pueblo.

En los próximos días el Gobierno de Puerto Rico deberá poner en práctica plan su PLAN FISCAL. ¡Llegó la hora de sentarnos a la mesa!

En medio de un Paro General y de un ambiente lleno de tensión social, el Gobierno de Puerto Rico está llamado a convertirse en una gran mesa para el diálogo y el consenso. No hay duda que existe un PLAN FISCAL que exige recortes y nuevos impuestos. Pero este PLAN FISCAL no está escrito en piedra. Los próximos días serán cruciales para que ese PLAN FISCAL se traduzca en acciones que reflejen el consenso del pueblo. Los ideales de justicia y rectitud deben movernos a sentarnos a la mesa. Convocamos a las fuerzas vivas del país a sentarnos en la mesa con nuestro gobierno.

Proponemos 12 puntos que deben considerarse en esta mesa de diálogo y consenso:

1. Establecer un mecanismo independiente y competente, no partidista, que audite la deuda.

2. Construir un plan estratégico que nos permita tener una economía vigorosa y en armonía con el ambiente.

3. Respetar las leyes que protegen el ambiente y promover el establecimiento de proyectos eco-amigables.  

4. Fortalecer el Sistema de la Universidad de Puerto Rico y utilizarlo como punto esencial en la estrategia de desarrollo económico sustentable para el país. No debe haber recortes desmedidos y desproporcionados que pongan en peligro su estabilidad. La Universidad de Puerto Rico es uno de los mejores generadores de riqueza y capital humano. Un pueblo sin capital humano es un pueblo sin esperanza. Por esto, la Universidad no es negociable. Debe ser protegida y fortalecida. 

5. Todo recorte o aumento que se proponga debe seguir el principio de la equidad. Esto, nos permitirá no incrementar más la desigualdad. Debemos de recordar que Puerto Rico es el quinto país en el mundo donde más desigualdad existe, según nos indican algunos de nuestros más distinguidos economistas.

6. Las cooperativas, los empresarios locales y las organizaciones comunitarias, deben tener la primera prioridad al establecerse las llamadas Alianzas Público Privadas Participativas.

7. Se deben examinar y reducir todas las leyes que otorgan exenciones contributivas. Actualmente, existen decretos de exenciones contributivas por más de $700 millones anuales sin comprobarse su efectividad en nuestra economía. Toda exención contributiva que no cree un número significativo de empleos, debe ser reevaluada.

8. La pensiones de los empleados públicos, los agentes del orden público y los maestros, deben de ser protegidas.

9. Debe aprobarse una Resolucion Legislativa, aprobada por ambas Cámaras Legislativas, donde se le pida a la Junta de Control Fiscal y al Gobierno de Puerto Rico que toda negociación de la deuda que se lleve a cabo en el Tribunal Federal, proteja  a los bonistas “bonafide” de Puerto Rico a través del llamado mecanismo del “entry point” y del llamado principio de la equidad.

10. Actualmente, las aseguradoras de salud obtienen $200 millones en ganancias anuales por medio del Plan de Salud del gobierno. Se debe reducir significativamente esa ganancia. Para lograr eso, se debe ponderar sacar a las aseguradoras de la Reforma de Salud y optar por el concepto de pagador único.

11.   Se debe aprobar un reglamento de parte del Departamento de Hacienda en relación al concepto “transfer pricing” que aplique a las grandes cadenas multinacionales que operan en Puerto Rico. Sugerimos que se utilice, como punto de partida, el mismo tipo de reglamento que utiliza el Internal Revenue Service (IRS).

12. El plan fiscal del Gobierno de Puerto Rico debe buscar la eficiencia gubernamental antes que la sola austeridad. Hay que ser eficientes, sobre todo.

Esta crisis, que tenemos por delante, es también una  oportunidad para sentarnos a la mesa a negociar de buena fe y lograr consensos que sean justos y razonables.

¡Llegó la hora! Oremos porque esta hora sea de justicia, paz y sensatez. ¡Que así nos ayude Dios!

Artículo original: http://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/iglesiametodista12puntospararesolverlacrisis-columna-2316541/

Temas Sociales
Madre migrantes en un campamento improvisado cerca del cruce fronterizo en Tijuana, reciben alimentos y otros suministros de ayuda de la Iglesia Metodista Nuevo Pacto y la Iglesia Evangélica San Pablo en Tijuana. Unos 1.500 inmigrantes se han establecido allí, muchos/as de ellos/as con la esperanza de presentar solicitudes de asilo ante las autoridades de inmigración de Estados Unidos. Foto de Mike DuBose, Noticias MU.

Las madres de la frontera cuentan sus historias

Las madres migrantes en la frontera mantienen su lucha por buscar un futuro más esperanzador para ellas y sus familias.
Iglesia Local
La Pastora Cassandra “Cassy” Nuñez nació en el norte de México y emigró con su familia a EE.UU. cuando tenía 9 años. Actualmente es beneficiaria de DACA, por lo que se denomina así misma como una “pastora DACAmentada". Foto cortesía de la Conferencia Anual Baltimore - Washington.

Una pastora hispana que sueña en voz alta

Núñez fue designada, como pastora local, a la IMU Hispana de Salem en julio pasado y ha venido trabajando en el desarrollo de relaciones frescas, genuinas y amistosas con su comunidad.
Entidades de la Iglesia
La Comisión General sobre Religión y Raza (GCORR por sus siglas en inglés) y la Comisión General de Estatus y Rol de Mujeres (GCSRW por sus siglas en inglés) de La Iglesia Metodista Unida (IMU) han recibido una solicitud del Caucus hispano-latino para observar el proceso que se le sigue a la Obispa Minerva Carcaño. Fotocomposicion cortesía de MARCHA.

MARCHA solicita a comisiones de raza y mujer supervisar proceso contra la Obispa Carcaño

Desde el anuncio de la suspensión de la Obispa Carcaño, MARCHA ha planteado cuestionamientos al proceso enviando dos cartas abiertas al Colegio de Obispos/as de la Jurisdicción Oeste y la Comisión Episcopal