"¡Muchachas, Jesús las está llamando!"

Other Manual Translations: English

¡Feliz Mes de la Historia de la Mujer a todos/as, pero especialmente a las mujeres y jóvenes de este país y de nuestra Iglesia Metodista Unida! Las mujeres son una parte integral de la vida de todos/as: son madres, abuelas, hermanas, tías, esposas ... A los hombres entre nosotros, déjenme decirles lo que ya saben: "¡no se puede llegar a ningún lado sin mujeres!"

El Mes de la Historia de la Mujer se remonta al año 1908 en la ciudad de Nueva York cuando miles de mujeres se unieron y marcharon por legislaciones mas justas, mejores  condiciones laborales y el derecho al voto. Como saben, el voto para las mujeres se obtuvo a través de la enmienda 19, aprobada por el Congreso el 4 de junio de 1919 y ratificada el 18 de agosto de 1920. Pero serían 87 años después de la marcha en la ciudad de Nueva York que un mes, 31 días, se apartarían para honrar a las mujeres en este país.

Parece que siempre es difícil llegar a un lugar donde algunos/as de nosotros/as somos reconocidos/as como dignos/as de afirmación y apoyo. Incluso hoy, con un mes especial reservado para honrar a las mujeres, aun se les paga menos que a los hombres por el mismo trabajo. Más mujeres viven en la pobreza que hombres. Si eres una mujer de color, es probable que tu pobreza sea peor. Las mujeres todavía están sujetas al abuso y la violencia en este país, a pesar de que existe una ley contra esos males sociales; una ley aprobada no hace mucho tiempo (Ley de Violencia contra la Mujer de 1994).

Sin embargo, me alegro de que estemos progresando. No sería obispa de la iglesia si no fuera por aquellos que piensan que las mujeres valen algo, que las mujeres tenemos algo que aportar y que nuestros derechos deben ser apoyados y defendidos también. Estoy agradecida por el privilegio de ser obispa de la iglesia, y muy agradecida por las mujeres y los hombres que han apoyado a las mujeres y las niñas y a través de cuyos esfuerzos se abrió un camino para que yo y otras mujeres pudiéramos servir a Dios desde el clero.

Y con ustedes estoy celebrando lo lejos que hemos llegado en este país después de haber elegido e inaugurado a la primera mujer, y una mujer de color, como vicepresidenta de los Estados Unidos. ¡Creo que Dios está complacido!

Sabía que algo estaba cambiando cuando mi hija, que ahora tiene 29 años, era una niña y estábamos viendo un debate presidencial. Estaba cautivada por todo el asunto, sentada frente al televisor. Pensé para mí misma, este es un buen momento para afirmarla como niña. Entonces, le dije: "Sabes, cariño, algún día podrías ser la presidenta de los Estados Unidos". Ella siguió mirando el debate, pareciendo ignorarme. Pero el corazón de mi madre se emocionó al pensar que ella podría estar pensando en todas las posibilidades que tenía por delante, ¡incluso en la posibilidad de convertirse en presidenta de los Estados Unidos!. Pero luego, sin apartar la mirada de la pantalla del televisor, dijo: "No, es demasiado trabajo".

Sonreí al pensar que ella veía postularse a la presidencia de este país como una opción para ella, ¡aunque no la inspiró a hacerlo!. Oro por esa puerta abierta de elección para cada niña en este país y en este mundo: la opción de usar todos los dones que Dios le da a cada una de ellas para vivir una vida abundante que toque la vida de los demás de buena manera y haga de este mundo. un mejor lugar. También quiero esto para todos los niños, pero las niñas aún necesitan a alguien que las defienda de una manera que los niños tal vez no puedan.

Recuerdo la historia de la mujer sirofenicia cuya hija estaba enferma. Lo cierto es que para esta mujer y su hija no había defensores, nadie de su lado que las ayudara. Entonces, la mujer sirofenicia se encarga de defender, discutir y suplicar por su amada hija.

Oye que Jesús está en la ciudad, quedándose en una casa de la comunidad. Ella cree que dentro de Jesús está el poder de sanar a su hija. Encuentra a Jesús y se presenta ante él para suplicarle que sane a su hija de su aflicción. Pero esta mujer y su hija no solo son del género femenino, son de una cultura diferente, de un pueblo diferente cuya apariencia, primera lengua, forma de ser y sus raíces de fe son diferentes. Jesús le responde de una manera que hasta el día de hoy no solo no tiene sentido para mí, sino que suena cruel y despectivo para una mujer cuyo corazón estaba roto y cuyo espíritu estaba sufriendo a causa de la enfermedad de su pequeña.

Jesús le dice con severidad a la mujer sirofenicia: "Primero que hijos/as coman todo lo que quieran, porque no está bien tomar el pan de los/a hijos/as y arrojarlo a los perros". ¡Jesús llamó perros a esa mujer y a su hija! Encuentro lo que Jesús le dijo a ella muy perturbador. No lo entiendo, pero sé que lo que Jesús le dijo fue el pensamiento predominante del día. Las personas de una tierra extranjera eran consideradas menos que el pueblo de Israel, y las mujeres eran consideradas menos que los hombres, prescindibles. ¡Eran perros!

No puedo evitar pensar que seguimos viviendo así en este país, con lo que solo puede describirse como racismo, discriminación, sexismo, misoginia y odios destructivos.

No sé por qué Jesús la trataría de esta manera, pero sí sé que lo que hizo trajo una clara expresión de la fe de esa mujer. "Señor", respondió ella, "incluso los perros debajo de la mesa se comen las migas de los/as hijos/as”. Siento su fe en Jesús cuando ella, en esencia, proclama que incluso una migaja del poder sanador de Jesús es suficiente para curar la enfermedad de su hija. Hay suficiente gracia de Jesús para sanarnos a todos/as, hombres y mujeres, niños y niñas de cada generación, cada lugar y cada familia.

He conocido mujeres como esta hermana sirofenicia que proclamaba una fe tan tremenda y sabia y aún más, que se negaba a permitir que otros determinaran las posibilidades de vida de su amada hija. Doy gracias a Dios por ellas.

Cuando tenía 12 años, conocí a una mujer llena de fe en el poder de Jesús. Una mujer cortada con la misma tela que la mujer sirofenicia. Había ido al campamento de jóvenes de la conferencia por primera vez. Me asignaron una habitación con otras 3 chicas de mi edad que, como yo, también eran novatas en los campamentos de la iglesia. Habíamos escuchado muchas historias sobre el campamento juvenil y estábamos emocionados de estar allí, pero una de las historias que habíamos escuchado nos preocupó. Habíamos escuchado que las duchas en el dormitorio de chicas se llenaban temprano en la mañana y, lo que es peor, que si no llegaba lo suficientemente temprano, corría el riesgo de no encontrar agua caliente. No queríamos duchas frías, así que ideamos un plan para ser los primeros en subirnos a las duchas.

A la mañana siguiente, en la tranquila oscuridad del amanecer, nos levantamos y nos escabullimos por el pasillo vacío y silencioso hacia las duchas sintiéndonos satisfechos de la certeza de que éramos los primeros en levantarnos. Pero nos equivocamos. Cuando nos acercábamos al área de la ducha, comenzamos a escuchar una voz. ¿Podría estar cantando la voz? Imposible, pensamos. ¡Quién estaría cantando a esa hora! Nuevamente, nos equivocamos.

Suscríbase a nuestro nuevo boletín electrónico en español y portugués UMCOMtigo

¿Le gusta lo que está leyendo y quiere ver más? Regístrese para recibir nuestro nuevo boletín electrónico UMCOMtigo, un resumen semanal en español y portugués, con noticias, recursos y eventos importantes en la vida de La Iglesia Metodista Unida. 

¡Manténgase informado/a!

Cuando entramos en el área de la ducha, se paró frente a nosotros una mujer que no solo estaba completamente despierta, ¡sino que cantaba incluso mientras se cepillaba los dientes! Nos quedamos paralizadas por la imagen de esta mujer que no solo estaba completamente despierta a esa hora temprana, ¡sino que cantaba!. Ella, por otro lado, parecía completamente ajena a nuestra presencia. No nos movimos, temiendo haber hecho algo terrible al dejar nuestras habitaciones tan temprano en la mañana y molestar a esta mujer en su ritual matutino. De repente, enjuagó rápidamente su cepillo de dientes, recogió sus pertenencias y comenzó a dirigirse hacia la puerta y hacia nosotras. Nos quedamos allí casi como una fila de pequeñas soldadas, erguidas y mirando directamente al frente como si al hacer esto ella no se diera cuenta de que estábamos allí.

Por un momento pensamos que no nos haría caso, mientras caminaba hacia la puerta en un rápido clip. Pero luego se detuvo. Contuvimos la respiración y luego ella se inclinó acercándose mucho a nosotros mientras nos susurraba al oído: "Chicas, Jesús las está llamando para que lo sirvan y no permitan que nadie les diga lo contrario". Y luego ella se fue.

Más tarde descubrimos que esta mujer misteriosa que cantó temprano en la mañana del gran amor de Dios fue Lucía Escobar, la primera mujer en servir como pastora local en la Conferencia Anual de Río Grande, mi conferencia.

Cuando la escuché susurrar en mi oído: "Niñas, Jesús las está llamando para que lo sirvan ... ustedes también están incluidas en el plan de Dios para la vida", mi corazón se aceleró ante la posibilidad de que Jesús hubiera pensado en mí. En ese mismo momento sentí el toque ungido del Espíritu Santo cuando me atreví a creer que había un lugar para mí, incluso para mí, en la esperanza de Dios para la humanidad. ¡Sentí mi corazón rebosar del amor de Dios!

Me pregunto si eso es lo que la hija de la mujer sirofenicia escuchó y sintió ese buen día cuando su madre se despertó antes que ella y le susurró al oído: “Hija, Dios se acuerda de ti y Jesús te sanará, porque Dios también tiene un plan para tu vida. "

En el evangelio de Mateo, Jesús le dice a la madre sirofenicia: "Mujer, ¡grande es tu fe!"

¡Su hija fue sanada! La migaja más pequeña de la gracia transformadora de la vida de Jesús nuestro Señor puede sanarnos a todos/as, si acudimos a él con fe.

Amigos/as, mi oración es que este año llevemos a Jesús, el quebrantamiento recordado en este mes, incluso mientras honramos a las mujeres y su audaz historia, para que haya sanación, para que se restaure la plenitud de la humanidad dada por Dios a las mujeres y las niñas, y para que todas nuestras vidas puedan ser transformadas.

Que sea un viaje bendito vivido sobre las preciosas migajas de la gracia sanadora de Jesús.

 

NOTA: Este mensaje de video es cortesía de la Conferencia Anual de California Nevada.

 

* Para obtener más información, comuníquese con la editora de noticias Julie Dwyer al 615-742-5470 o [email protected]

** El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Noticias Metodistas Unidas para la audiencia hispano-latina. Puede contactarle al (615)742-5155 o por el correo: [email protected]. Para leer más noticias metodistas unidas, ideas e inspiración para el ministerio suscríbase gratis a UMCOMtigo.

Inmigración
El Rev. Joel Hortiales, Director de Ministerios Hispano-Latinos en Asuntos Fronterizos en la Conferencia Anual california-Pacifico de La Iglesia Metodista Unida ha estado ayudando a los/as migrantes durante casi una década. Foto: captura de pantalla cortesía de Spectrum News 1.

Metodistas, otros grupos religiosos y ONG’s ayudan a solicitantes de asilo en la frontera

El Rev. Joel Hortiales, Director de Ministerios Hispano-Latinos en Asuntos Fronterizos en la Conferencia Anual california-Pacifico de La Iglesia Metodista Unida ha estado ayudando a los/as migrantes durante casi una década.
Temas Sociales
El golpe militar en Mayanmar tuvo lugar después de 10 años de democratización. El Obispo Jotan Moya de la Iglesia Metodista de Myanmar y el obispo Jung Hee-Soo visitan a la Sra. Aung San Soo-Chi , que estaba en situación de pensión, para conversar . Foto cortesía del pastor Lim-Hyun Jung, director de Darakbang Asia.

Cristianos/as de todo el mundo condenan golpe militar en Myanmar

El CMI, el Consejo Cristiano Asiático y GBGM expresaron en cartas públicas, su profunda preocupación y pesar por la situación de Myanmar después del golpe de estado.
Temas Sociales
Cindy Andrade Johnson, al centro, es diácona metodista unida y ayuda a los/as migrantes que viven en un campamento improvisado en Matamoros, México, a escribir cartas al presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden. Biden prometió una reforma migratoria durante su campaña presidencial. Foto cortesía de Cindy Andrade Johnson.

Migrantes esperan reforma migratoria con gobierno de Biden

El presidente electo Biden prometió una reforma migratoria durante su campaña presidencial y ahora los migrantes le escriben pidiéndole que cumpla esas promesas.