Enfrentando el abuso doméstico

Linda Bales Todd

19 de julio, 2012 | Comentario Iglesia y Sociedad


Linda B. Todd.

Durante la década de 1980, asistí por un tiempo a la IMU Hawker, en Beavercreek, Ohio. Recuerdo que cada domingo salía de la iglesia sintiendo que el pastor, Rdo. Steve Daniels, me había hablado directamente en su sermón.

El Rdo. Daniels traía el evangelio a mi corazón y mente a través del humor, historias de vidas transformadas y de reconciliación, junto con otras técnicas que hacían que el mensaje de Jesús cobrara vida en mi interior, al punto de traer lágrimas a mis ojos.

Después de un tiempo sentí que el Rdo. Daniels era una persona confiable, a quien podía confiar mis luchas y problemas. Sabía que podía escucharlas con gracia, compasión y respeto. Todos decían que la IMU Hawker era un lugar seguro donde cada uno podía ser uno mismo y vivir rodeado de amor.

Llamamiento
La gente sigue el llamado al ministerio por muchas razones. Algunos quieren ser predicadores, otros maestros y otros sanadores.

Cualquiera sea la razón de obedecer el llamado al ministerio, quienes se paran detrás del púlpito tienen la oportunidad de salvar vidas espiritual y físicamente. Este es un gran don.

Pero muchas veces, por temor o falta de compasión, los predicadores no logran traer el amor de Dios y su gracia a la realidad de la vida diaria de la gente. Sabemos que son pocos los sermones que hablan del abuso doméstico, aunque sabemos que este tipo de sermones puede animar a una persona a crear una vida más segura y sana para sí misma.

Escuchando el clamor
Hace un tiempo asistí a una conferencia sobre el abuso doméstico. Uno de los expositores fue el Rdo. Charles Dahm, sacerdote de St. Pius, en Chicago, quien dijo que un domingo predicó sobre la violencia doméstica. Su sermón hizo que la congregación creciera en número y gracia. El sermón hizo que varias mujeres se acercaran a él buscando ayuda por la violencia que sufrían.

Después de un tiempo, la congregación empezó un ministerio para abordar el abuso, llamado
Misión

La vigencia de los ministerios étnico-raciales en La Iglesia Metodista Unida

En etrevista con el Dr. David Maldonado, este líder del metodismo hispano-latino, reflexiona sobre la importancia de los ministerios étnico-raciales en los Estados Unidos.
Jóvenes
Dorlimar Lebrón, Pastora de la Primera Iglesia Metodista Unida Hispana en el sector de East Harlem de la ciudad de Nueva York, fue la encargada de dirigir el mensaje en el culto de apertura. Foto Rev. Gustavo Vasquez, Noticias MU.

Pastora Dorlimar Lebrón: los jóvenes no vamos a esperar a que la denominación se ponga de acuerdo

En entrevista con la Pastora Dorlimar Lebrón, líder de la juventud de MARCHA, ella expresa las discusiones y compromisos asumido por los/as jóvenes.
La Pastora Dorlimar Lebrón orando con dos jóvenes, envueltas en lel mismo tipo de mantas que cobijan a los/as niños/as y adultos/as inmigrantes que se mantienen detenidos, y algunos de ellos hacinados, en los centro de detención que ICE mantiene en la frontera. Foto por Michelle Maldonado, UMCOM.

Caucus hispano-latino se prepara para afrontar cambios en la iglesia

Esta 48va reunión anual de MARCHA estuvo enfocada en analizar el impacto de las decisiones tomadas en la Conferencia General Especial de 2019 y las proyecciones futuras del ministerio hispano-latino