Encuentro de mujeres líderes metodistas latinoamericanas

Afirmando la dignidad de las mujeres Metodistas de América Latina y el Caribe, fue el tema del encuentro de mujeres líderes metodistas que se llevó a cabo en un centro de retiros de Kawai, en las afueras de Lima, Perú, a fines de enero de 2014.

El encuentro contó con 75 mujeres líderes metodistas, representando a 14 países de América Latina y el Caribe. El Upper Room patrocinó a siete mujeres representantes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú, y Puerto Rico.

Sarah Wilke, directora ejecutiva, y Blanca Longhurst, coordinadora de relaciones hispano-latinas de The Upper Room/El Aposento Alto, fueron invitadas por la Rda. HiRho Park, directora de educación continua para clérigas(os) en la División de Ministerio Ordenado de la Junta General de Educación Superior y Ministerio, (GBHEM).

Durante el evento se ofrecieron talleres sobre la violencia contra la mujer, autoestima, destrezas de liderato, abuso sexual, historia universal de la mujer, mujeres en el rol de liderato, discriminación de la mujer en la iglesia, y mujeres en el ministerio ordenado. Estos talleres fueron posibles gracias a la colaboración de varias agencias metodistas.

HiRho Park fue invitada a organizar el evento por el presidente de la Iglesia Metodista del Perú, Guillermo Yoshikawa. La Rda. Park ha organizado otros encuentros similares en África y las Filipinas.

Entr las asistentes estuvieron líderes clérigas y laicas, y representantes de agencias generales de la Iglesia Metodista Unida:  Harriett Olson, secretaria general de Mujeres Metodistas Unidas (UMW); Cynthia Bond Hopson, secretaria general asistente de Black College Fund and Ethnic Concerns (GHBEM); Linda Lee, obispa jubilada; Marisa Villarreal, secretaria ejecutiva de Ministerios de Idiomas y Membresía, y Desarrollo de Liderato de Mujeres Metodistas Unidas; Cristian de la Rosa, catedrática asistente de Teología Contextual y Práctica y Enlaces en Educación Comunitaria de la Universidad de Boston; Rda. Esperanza Baltazar Ramírez, pastora El Buen Pastor, San Marcos, Texas; Rda. Rossana C. Panizo-Valladres, pastora y desarrolladora de comunidad en el Distrito de Durham de la Conferencia Anual de Carolina del Norte; Rda. Deborah Weatherspoon, ministro de discipulado, Los Altos UMC; y tres jóvenes líderes mentoras de HYLA, Patricia Bonilla, estudiante de Ph.D, Drew University; Erica Granados-De La Rosa y Dorlimar Lebrón.

Relacionado

Temas Sociales
Ramiro Ramírez tocó la campana en la Iglesia Metodista Unida de Jackson Chapel en San Juan, Tejas. La familia de Ramírez donó el terreno para la iglesia, que se estableció en 1874. El muro fronterizo propuesto por el presidente Trump está programado para que atraviese la propiedad de la iglesia, incluido su cementerio histórico. Foto por Mike DuBose, SMUN.

El muro fronterizo podría destruir parte de iglesia metodista hispana de valor histórico

El muro fronterizo propuesto por el presidente Donald Trump podría destruir una parte de la historia metodista y perturbar los cementerios sagrados en esta pequeña zona rural, a solo una milla del Río Bravo.
Temas Sociales

Líder laica metodista hispana asesinada en masacre en Florida

La comunidad metodista unida en el centro de la Florida está de luto, por la absurda muerta de una de muy querida hermana de la Iglesia Metodista Unida (IMU) Nuevo Pacto, un banco local del condado de Highlands.
Inmigración
"El obispo Felipe Ruiz Aguilar de la Iglesia Metodista de México (frente) y Roberto Casares de la Iglesia Metodista El Divino Redentor ayudan a servir la cena a los/as migrantes y otras personas que viven en la calle en Mariachi Plaza en Mexicali, México, en agosto de 2018. Ruiz estaba entre los seis obispos de la Iglesia Metodista de México, que firmaron una declaración para pedir un mejor trato a los/as refugiados/as. Foto de archivo por Mike DuBose, SMUN".

Obispos metodistas de México exhortan a brindar trato digno a inmigrantes

Los/as obispos/as José Antonio Garza Castro, Felipe Ruiz Aguilar, Raquel Balbuena Osorio, Rodolfo Rivera de la Rosa, Rogelio Hernández Gutiérrez y Moisés Morales Granados, firmaron la declaración, dirigida a la Iglesia Metodista de México, a las iglesias hermanas y "a todas las personas de buena voluntad".