El pesebre: símbolo de la verdadera Navidad

Cuando se acerca el tiempo en que celebramos el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, comenzamos a hacer preparativos y actividades especiales tanto en nuestras casa como en la iglesia y en nuestra comunidad.

La decoración de nuestros espacios, es una de las actividades más importantes y procuramos crear el mejor ambiente, de manera que nos inspire a celebrar con alegría y esperanza este tiempo.

En medio de luces, arboles de pino, figuras de nieves y el infaltable Santa Claus, destaca el símbolo más emblemático de la celebración de la navidad en la cultura latinoamericana: el Pesebre.

Teología
El Curso de Estudio a distancia, reúne participantes de diferentes zonas del país y fortalece la conexionalidad de los ministerios hispano-latinos de a denominación. Foto Dr Phil Wingeier Rayo.

Formación teológica de lideres metodista hispanos/as no se detiene por pandemia

El Curso de Estudio en el area de Historia Metodista Unida se dicta en español a través de la red, para estudiantes en cualquier parte del país.
Iglesia Local
Rita Wigger (derecha), miembro de la IMU Esat End, abraza a la Revda. Judi Hoffman durante un servicio de adoración que realizaron al aire libre, en el parque adyacente al templo de la iglesia que fue afectado por los tornados e impactaron la zona este de Nashville, el pasado 3 de marzo. Foto por Mike DuBose, Noticias MU.

Iglesias en Tennessee se unen en adoración después del desastre

Miembros de iglesias en Tennessee, se reunieron para encontrar consuelo e inspiración en el culto de adoración, después de que tornados cobraran 25 victimas fatales, mas de 150 heridos y cuantiosos daños materiales.
Teología
El uso de la ceniza es un elemento bíblico que tiene una larga historia en la adoración judía y cristiana. Teológicamente, las cenizas han significado purificación y dolor por los pecados. Foto Kathleen Barry, Noticias MU.

¿Por qué las cenizas?

Recibir la ceniza es una manera de confrontar nuestra humanidad y mortalidad. Nos recuerda que no somos Dios, pero una buena creación de Dios. Con ello reconocemos que nuestros cuerpos no van a durar para siempre y que eventualmente nos encontraremos cara a cara con la realidad de nuestra propia muerte.