El domingo 15 de marzo es el momento para compartir

El Domingo 15 de Marzo es un domingo especial de ofrenda para la Iglesia Metodista Unida, y se le llama "La Gran Hora de Compartir". 

Su entrega generosa al Domingo de La Gran Hora de Compartir es lo que permite a la oficina de auxilio de la Iglesia Metodista Unida, (United Methodist Committee on Relief - UMCOR) actuar como los brazos y las piernas de la iglesia de Cristo, ayudando a los más vulnerables en sus momentos más sombríos. Convencidos de que todas las personas poseen el valor y la dignidad que Dios les otorgó sin distinción de raza, religión o sexo; juntos estamos ayudando a los afectados por alguna crisis en sus necesidades más urgentes.

La respuesta de UMCOR no es algo "que otros" hacen, es algo que "nosotros hacemos”. Debido a que usted da con generosidad, la Iglesia Metodista Unida responde compasivamente ante el sufrimiento humano:

  • Cuando niños latinoamericanos fueron detenidos en la frontera, respondimos
  • Cuando hubo el terremoto en Haití en 2010, respondimos.
  • Cuando los tornados azotaron Oklahoma, respondimos
  • Cuando los niños de Zimbabwe perdieron a sus padres a causa del SIDA, respondimos
  • Cuando un tsunami que devastó la vida en Japón, respondimos
  • Y cuando se produzca la próxima crisis masiva, estaremos preparados para responder

El Comité Metodista Unido de Auxilio (UMCOR) será capaz de ofrecer ayuda en nombre de Jesús a los que sufren puesto que los metodistas unidos dan sus donaciones a través de La Gran Hora de Compartir. De hecho, es su generosa donación que nos permite responder en caso de desastre.

Desde 1940, cuando se estableció a la organización predecesora de UMCOR para atender las necesidades de los que sufrían en el extranjero, en el inicio de la Segunda Guerra Mundial, UMCOR ha seguido respondiendo a quienes se encuentran en situación desesperada y hoy lo hacemos en más de 80 países en todo el mundo.

Cuando usted dona, está equipando al Cuerpo de Cristo a servir en Su Nombre

PUEDE DONAR ONLINE

Ingrese a esta página y vea la casilla para donativos online en la parte superior derecha de la página, debajo del mapa,

O PUEDE ENVIAR UN CHEQUE POR CORREO

Escriba su cheque a nombre de: GCFA
P.O. Box 340029
Nashville, TN 37203
Por favor coloque la Gran Hora de Compartir en la nota de su cheque.

 

* Amanda M. Bachus es escritora independiente para Comunicaciones Metodistas Unidas.

Relacionado

Temas Sociales
Ramiro Ramírez tocó la campana en la Iglesia Metodista Unida de Jackson Chapel en San Juan, Tejas. La familia de Ramírez donó el terreno para la iglesia, que se estableció en 1874. El muro fronterizo propuesto por el presidente Trump está programado para que atraviese la propiedad de la iglesia, incluido su cementerio histórico. Foto por Mike DuBose, SMUN.

El muro fronterizo podría destruir parte de iglesia metodista hispana de valor histórico

El muro fronterizo propuesto por el presidente Donald Trump podría destruir una parte de la historia metodista y perturbar los cementerios sagrados en esta pequeña zona rural, a solo una milla del Río Bravo.
Temas Sociales

Líder laica metodista hispana asesinada en masacre en Florida

La comunidad metodista unida en el centro de la Florida está de luto, por la absurda muerta de una de muy querida hermana de la Iglesia Metodista Unida (IMU) Nuevo Pacto, un banco local del condado de Highlands.
Inmigración
"El obispo Felipe Ruiz Aguilar de la Iglesia Metodista de México (frente) y Roberto Casares de la Iglesia Metodista El Divino Redentor ayudan a servir la cena a los/as migrantes y otras personas que viven en la calle en Mariachi Plaza en Mexicali, México, en agosto de 2018. Ruiz estaba entre los seis obispos de la Iglesia Metodista de México, que firmaron una declaración para pedir un mejor trato a los/as refugiados/as. Foto de archivo por Mike DuBose, SMUN".

Obispos metodistas de México exhortan a brindar trato digno a inmigrantes

Los/as obispos/as José Antonio Garza Castro, Felipe Ruiz Aguilar, Raquel Balbuena Osorio, Rodolfo Rivera de la Rosa, Rogelio Hernández Gutiérrez y Moisés Morales Granados, firmaron la declaración, dirigida a la Iglesia Metodista de México, a las iglesias hermanas y "a todas las personas de buena voluntad".