Divorcio: una oportunidad para ayudar

28 de febrero, 2012 | MyCom

En los Estados Unidos, casi la mitad de los matrimonios terminan en divorcio. La iglesia debe estar comprometida con quienes están separados o divorciados, para ayudarlos a lidiar con los desafíos emocionales, espirituales y económicos. Este ministerio de empatía y compasión evitará que las personas se vayan de la iglesia o las atraerá a ella, si no asisten.

Es importante que toda iglesia tenga un grupo que ayuda a que la gente se recupere de un divorcio. "El programa de recuperación me devolvió algo que creía perdido: la esperanza", dice alguien que asiste a la IMU Suntree, en Melbourne, Florida. "Cada día me lleva más cerca a sentirme realizado con la vida y conmigo mismo".

Para formar un grupo, se debe acudir a quienes han pasado por la experiencia, han sobrevivido y ahora están bien. Estas personas querrán compartir tiempo y experiencias para apoyar a otros. Involúcrelos junto a algunos líderes para formar un grupo de ayuda.

Hoy hay diversos programas que ayudan a que el grupo pueda funcionar bien. Por ejemplo, existe el exitoso programa
Misión
La Obispa Minerva Carcaño (centro), reunida con líderes de la Conferencia Anual California-Pacifico y del Consejo de Ministerios Hispano-Latinos de la Jurisdicción Oeste. Foto cortesía de la Conferencia Anual California-Pacifico.

Formar líderes es la prioridad de los ministerios hispano-latinos en el oeste

El Consejo del Ministerio Hispano-Latino de Jurisdicción Oeste inició el año reuniéndose con el liderato de la Conferencia Anual California-Nevada.
Teología
Pablo Sosa dejó un o de los legados musicales y litúrgicos más ricos del metodismo hispano parlante. Foto ilustración Noticias MU.

“El Cielo Canta Alegría” mientras la iglesia se conduele ante fallecimiento de Pablo Sosa

Fue pastor de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA) y un líder mundialmente reconocido por su labor ministerial en la composición musical, docencia, dirección coral y liturgia
Historias de Fe
De derecha a izquierda vemos al Rev. Dawn Taylor-Storm, la Revda. Molly Dee Rounsley, Revda. Evodia Villalvia, Revda. Luky Cotto, la Obispa Peggy Johnson, quien escribió sobre la terrible experiencia de Isabella en su Blog ("Via Dolorosa"), y Luis Castillo, un traductor. Foto por John Coleman.

Metodistas en Pensilvania atiende el ruego de una madre inmigrante

La IMU El Buen Samaritano en West Chester, buscó para una de sus miembros, una joven madre inmigrante latina cuyo esposo había sido detenido y luego deportado a Honduras.