Divorcio: una oportunidad para ayudar

28 de febrero, 2012 | MyCom

En los Estados Unidos, casi la mitad de los matrimonios terminan en divorcio. La iglesia debe estar comprometida con quienes están separados o divorciados, para ayudarlos a lidiar con los desafíos emocionales, espirituales y económicos. Este ministerio de empatía y compasión evitará que las personas se vayan de la iglesia o las atraerá a ella, si no asisten.

Es importante que toda iglesia tenga un grupo que ayuda a que la gente se recupere de un divorcio. "El programa de recuperación me devolvió algo que creía perdido: la esperanza", dice alguien que asiste a la IMU Suntree, en Melbourne, Florida. "Cada día me lleva más cerca a sentirme realizado con la vida y conmigo mismo".

Para formar un grupo, se debe acudir a quienes han pasado por la experiencia, han sobrevivido y ahora están bien. Estas personas querrán compartir tiempo y experiencias para apoyar a otros. Involúcrelos junto a algunos líderes para formar un grupo de ayuda.

Hoy hay diversos programas que ayudan a que el grupo pueda funcionar bien. Por ejemplo, existe el exitoso programa
Violencia
MARCHA condena el lenguaje y las acciones que incitaron la violencia contra el congreso y la falsa retórica del presidente Donald J. Trump, así como a todos aquellos representantes, que avivaron las llamas de la insurrección y la violencia de las turbas. Foto cortesía de MARCHA.

MARCHA rechaza actos de insurrección en Capitolio

MARCHA cree que la supremacía blanca y el colonialismo son pecados que continúan teniendo efectos profundos en nuestra sociedad y en las comunidades de color en particular.
Temas Sociales
Rev. David Maldonado.Imagen tomada del video reportaje "La Iglesia Etnica", publicado en el canal de Youtube IMULATINA de Noticias MU.

La iglesia debe escuchar voces hispano-latinas

La falta de voces de América Latina representa una brecha importante en las conversaciones globales que ocurren en La Iglesia Metodista Unida.
Misión
Las fuertes lluvias que trajo el huracán Eta, provocaron grandes inundaciones especialmente en la zona norte del país. Tocoa fue una de las zonas afectadas por las inundaciones y los/as metodistas unidos/as están apoyando a la recuperación de las comunidades afectadas. Foto cortesía de la Misión Metodista Unida.

Metodistas unidos/as en Honduras enfrenta la tragedia con solidaridad

Pastores/as y líderes locales han estado ayudando a sus comunidades repartiendo comida, cooperando con el rescate de personas afectadas, acondicionando y apoyando albergues seguros para personas damnificadas.