Obispa Carcaño llama a deterner redadas de ICE y apoyar al movimiento “Santuario”

Este mes comenzamos otro año demostrando que lo único que sabe hacer nuestro Departamento de Seguridad Nacional en los Estados Unidos, para hacer frente a la difícil situación de los/as inmigrantes indocumentados/as, es intimidarles y maltratarles. Las redadas y allanamientos de ICE (siglas en inglés del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas), sobre hogares con familias y niños/as que duermen y sus madres traumatizados, no es procedimiento sabio sino profundamente inhumano e irresponsable.

Las familias que han llegado a este país huyendo de la violencia, la persecución y la pobreza mortal de América Central, en busca de asilo, merecen un trato más humano. Estas familias que sufren el ataque de ICE, no son criminales, no están aquí para minar nuestra sociedad; son nuestros hermanos y hermanas que se encuentran al borde de la muerte.

En el área donde me encuentro, las personas de fe han sido las que han provisto cuidado y apoyo a estas familias provenientes en su mayoría de Centroamérica y podemos dar fe de que han sufrido de manera en que una madre, un padre o un/a niños/a no deben sufrir. Trabajando con ellos/as hemos nos hemos encontramos con que las políticas de inmigración de Estados Unidos, establecidas para que estas familias se presentarán para su procesamiento legal, son confusas, complicadas y poco útiles, especialmente para las personas que no tienen hogar permanente, medios de transportación, un sistema de apoyo y carecen de todo tipo de garantías para su seguridad.

Si bien puede haber una pequeña minoría de indocumentados centroamericanos que optan por ignorar los procesos de inmigración de este país, yo diría a partir de mi experiencia proveyendo cuidado pastoral a los inmigrantes, que la inmensa mayoría son familias que están en disposición de seguir los procedimientos regulares, para proteger la vida de todos/as sus miembros y en particular a sus hijos/as. Tenemos que ayudarles y no añadirles traumas y sufrimientos.

Durante las décadas de lucha contra nuestras políticas migratorias obsoletas, nosotros, personas de fe que hemos estado al lado de nuestros hermanos y hermanas inmigrantes, hemos aprendido que las leyes que rigen la inmigración en los E.E.U.U. no sólo son injustas, sino que nos impiden seguir los preceptos imperativos de nuestra fe, de amar y ayudar a nuestro prójimo, especialmente a quienes más sufren. Es hora de levantarse y dejar de lado el desánimo con un renovado compromiso de ayudar a las familias inmigrantes. Ciertamente debemos estar en contra de las redadas sobre las mujeres y niños/as.

Así que en este momento debemos estar juntos/as para oponernos a las redadas de ICE entre las familias centroamericanas, y por el contrario, ofrecerles refugio y renovar nuestro compromiso de trabajar por una reforma migratoria en este país.

FIRMAR LA PETICIÓN aquí para decirles la Administración Obama: ¡Alto a las Redadas sobre Refugiados Centroamericanos

Esta declaración fue entregada originalmente en una llamada de prensa con otros líderes religiosos el 6 de enero el 2016.

 

* El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el [email protected]

Misión
La Obispa Minerva Carcaño (centro), reunida con líderes de la Conferencia Anual California-Pacifico y del Consejo de Ministerios Hispano-Latinos de la Jurisdicción Oeste. Foto cortesía de la Conferencia Anual California-Pacifico.

Formar líderes es la prioridad de los ministerios hispano-latinos en el oeste

El Consejo del Ministerio Hispano-Latino de Jurisdicción Oeste inició el año reuniéndose con el liderato de la Conferencia Anual California-Nevada.
Teología
Pablo Sosa dejó un o de los legados musicales y litúrgicos más ricos del metodismo hispano parlante. Foto ilustración Noticias MU.

“El Cielo Canta Alegría” mientras la iglesia se conduele ante fallecimiento de Pablo Sosa

Fue pastor de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA) y un líder mundialmente reconocido por su labor ministerial en la composición musical, docencia, dirección coral y liturgia
Entidades de la Iglesia
El símbolo de la denominación refleja "la unidad" de las dos denominaciones que la integraron (Iglesia Metodistas y la Iglesia de los Hermanos) en 1968, en los actuales momentos se ve seriamente amenazada producto de las discrepancias en torno al tema de la sexualidad humana y el ministerio a la comunidad LGBTQ.

Futuro de la iglesia bajo negociación antes de la Conferencia General 2020

Un pequeño grupo de obispos/as metodistas unidos/as tradicionalistas, centristas y progresistas estadounidenses, se reunieron como parte de las negociaciones sobre el futuro de la denominación.