Concilio de Obispos/as envía carta de felicitación y oraciones post-electoral

Los/as obispos/as del Concilio formaron una Biblia para ser entregada al 45to presidente de los Estados Unidos, en una tradición que tiene más de dos siglos de antigüedad.

En una carta de felicitación al Presidente electo Donald Trump en nombre del Concilio de Obispos/as de la Iglesia Metodista Unida (IMU), el Obispo Bruce R. Ough (presidente del Concilio) envió una oración en favor de la unidad del país.

"Somos una nación profundamente dividida, en medio de una comunidad mundial afectada por estas divisiones, por la guerra y una migración forzada sin precedentes", apuntó el obispo Ough, tras la elección de Trump como el 45to presidente de los Estados Unidos. "Este es un tiempo para que todos los/as estadounidenses, particularmente nuestro liderazgo político, dejen de lado la división y el rencor y se unan por el bien común de esta nación y el mundo".

Además, prometió que el Concilio de Obispos/as trabajará para "construir puentes para el entendimiento que lleven a superar los obstáculos que dividen a la nación y el mundo. Hay que recordar lo mejor que hay en nosotros: vivimos bajo el amparo de Dios; somos indivisibles; y la libertad y la justicia se extienden a todos/as", dijo Ough.

Reunidos en St. Simons Island la semana pasada para su encuentro de otoño, los/as obispos/as firmaron una Biblia que se presentará a Trump, después de su inauguración en una tradición que se remonta al primer presidente de los Estados Unidos cuando el obispo Francis Asbury presentó una Biblia a Presidente George Washington en 1789. La tradición ha continuado con cada presidente subsecuente.

El texto completo de la carta del obispo Ough es el siguiente:

Estimado Presidente electo Trump:

En nombre del Concilio de Obispos/as de la Iglesia Metodista Unida, le felicito por su elección como 45to Presidente de los Estados Unidos. Además, doy las gracias a la Secretaria Hillary Clinton por la honrosa manera en que ha aceptado la decisión de los votantes.

Las oraciones del Concilio estarán con usted, su esposa Melania y su familia, y para la Secretaria Clinton, su esposo Bill y su familia, después de una carrera presidencial tan fuertemente disputada.

Somos una nación profundamente fracturada en una comunidad mundial empañada por la división, la guerra y la migración forzada sin precedentes. Este es un tiempo para que todos los/as estadounidenses, particularmente nuestros líderes políticos, dejen de lado la división, el rencor y se unan por el bien común de esta nación y el mundo. Por lo tanto, oramos por la sanidad de las naciones y porque Dios pueda darle sabiduría, compasión, convicción moral, coraje y protección en su liderazgo presidencial.

El Concilio de Obispos/as se compromete a contribuir con los esfuerzos que se hagan para tender puentes a la comprensión que conduzcan a la superación de los obstáculos que dividen a la nación y el mundo. Hay que recordar lo mejor que hay en nosotros: vivimos bajo el amparo de Dios; somos indivisibles; y la libertad y la justicia se extienden a todos/as

En 1789, el obispo metodista Francis Asbury presentó al presidente George Washington una Biblia. La Iglesia Metodista Unida ha mantenido esta tradición de más de 225 años de dar una Biblia firmada por los obispos a cada presidente subsecuente de Estados Unidos.

El Consejo de Obispos está compuesto por 68 obispos activos y 97 obispos jubilados que supervisan los 12,3 millones de miembros de la Iglesia Metodista Unida en los Estados Unidos, África, Europa y Filipinas. Sr. Trump, espero una oportunidad, después de su investidura, para presentarle esta Biblia.

Oro por usted y por nuestra nación:

Dios santo, creador de todos/as nosotros/as,

Envíanos tu Espíritu de paz, justicia y libertad;

Romper los muros del partidismo político y la disparidad económica,

Y haznos uno/a.

Danos sabiduría para caminar en tus caminos.

Recuérdanos que tus caminos no son nuestros caminos;

Que tu poder trasciende los planes de cualquier nación.

Enséñanos otra vez a hacer justicia, a amar con misericordia y a caminar humildemente con Dios.

Amén.

La paz del Señor,

 

Obispo Bruce R. Ough, Presidente

En nombre del Concilio de Obispos/as

La Iglesia Metodista Unida

 

* El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el gvasquez@umcom.org.

Relacionado

Temas Sociales
Ramiro Ramírez tocó la campana en la Iglesia Metodista Unida de Jackson Chapel en San Juan, Tejas. La familia de Ramírez donó el terreno para la iglesia, que se estableció en 1874. El muro fronterizo propuesto por el presidente Trump está programado para que atraviese la propiedad de la iglesia, incluido su cementerio histórico. Foto por Mike DuBose, SMUN.

El muro fronterizo podría destruir parte de iglesia metodista hispana de valor histórico

El muro fronterizo propuesto por el presidente Donald Trump podría destruir una parte de la historia metodista y perturbar los cementerios sagrados en esta pequeña zona rural, a solo una milla del Río Bravo.
Temas Sociales

Líder laica metodista hispana asesinada en masacre en Florida

La comunidad metodista unida en el centro de la Florida está de luto, por la absurda muerta de una de muy querida hermana de la Iglesia Metodista Unida (IMU) Nuevo Pacto, un banco local del condado de Highlands.
Inmigración
"El obispo Felipe Ruiz Aguilar de la Iglesia Metodista de México (frente) y Roberto Casares de la Iglesia Metodista El Divino Redentor ayudan a servir la cena a los/as migrantes y otras personas que viven en la calle en Mariachi Plaza en Mexicali, México, en agosto de 2018. Ruiz estaba entre los seis obispos de la Iglesia Metodista de México, que firmaron una declaración para pedir un mejor trato a los/as refugiados/as. Foto de archivo por Mike DuBose, SMUN".

Obispos metodistas de México exhortan a brindar trato digno a inmigrantes

Los/as obispos/as José Antonio Garza Castro, Felipe Ruiz Aguilar, Raquel Balbuena Osorio, Rodolfo Rivera de la Rosa, Rogelio Hernández Gutiérrez y Moisés Morales Granados, firmaron la declaración, dirigida a la Iglesia Metodista de México, a las iglesias hermanas y "a todas las personas de buena voluntad".