Carnavales y la tradición Cristiana

Todo país tiene su carnaval tradicional, ya sea en América Latina o en Europa. A pesar de las grandes diferencias entre países y carnavales, esta celebración tiene un inicio en común.  

Según la historia, el origen del carnaval se puede rastrear a las antiguas Sumeria y Egipto. Hacen 5,000 años estas celebraciones muy parecidas al carnaval de hoy se daban en la época del Imperio Romano. De ahí se extendió la tradición por Europa, y posteriormente a las Américas por navegantes españoles y portugueses en el siglo XV.

La palabra carnaval viene de carne, lavare y quitar: quitar la carne.  Las celebraciones del carnaval en aquellos tiempos, al igual que hoy en día, empezaban inmediatamente antes de la cuaresma cristiana, la cual se inicia a partir del Miércoles de Ceniza. El carnaval marcaba un tiempo para disfrutar, comer -carne específicamente- y experimentar cierto descontrol antes de la Cuaresma, Semana Santa y la época de abstinencia. Ya que durante esta temporada no se podía consumir carne, leche, huevos, ni otros productos similares, se usaba la fiesta como excusa para consumir todos los productos que se podían echar a perder durante la Cuaresma. Dentro de poco, el sentido de la celebración se degenero, y se convirtió en pretexto para organizar comidas agasajosas y experimentar los placeres de la carne de los cuales luego se arrepentirían.  

El sentido de este tiempo de abstinencia y renuncia voluntaria a algo que nos gusta, ya sea carne o cualquier otra cosa, es hacer un sacrificio personal que refleje la actitud interior de conversión y desprendernos de aquellas cosas que humanamente nos atan para acércanos más a Dios.

Esta práctica estaba asociada con los países de tradición católica. Los de cultura protestante modificaban la tradición y la celebración, como el carnaval de danés o la celebración de Fastelavn en los países nórdicos, la cual todavía se celebra.

Hoy en día, el carnaval no es reconocido por la iglesia como una celebración cristiana. Se ha convertido más en una celebración cultural que religiosa. La gran mayoría de los países en América Latina tienen su carnaval, el más famoso en todo el mundo siendo el carnaval de Rio de Janeiro. En Europa, España celebra el carnaval de Águilas-Murcia, y hasta en los Estados Unidos se celebra el famoso Mardi Gras en Nueva Orleans, Luisiana.

** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org

Relacionado

Temas Sociales
Fernando, de 19 años, relata su experiencia huyendo de la violencia de pandillas en Tegucigalpa, Honduras, y tratando de llegar a los Estados Unidos. Foto: Carlos Reyes, SMUN-NPHLM.

Metodistas unidos/as hondureños/as entre la migración y la deportación

De acuerdo al Observatorio Consular y Migratorio de Honduras (Conmigho), cerca de 47.000 personas fueron deportadas desde Estados Unidos y Méjico en el 2017.
Misión
De izquierda a derecha: Obispa Peggy Johnson, Hermana Norma Pimentel, Obispa Sally Dyck y Obispa Hope Morgan Ward. Foto cortesía de Tricia Bruckbauer.

El Cuerpo de Cristo en la frontera sur

La Conferencia Anual de Río Texas y el Obispo Robert Schnase encabezaron una delegación de la Junta general de Iglesia y Sociedad (GBCS) de La Iglesia Metodista Unida (IMU) en un viaje a la frontera sur de los Estados Unidos.
Temas Sociales
Al rededor de esta pintura mural que muestra la imagen de Jesús y diferentes episodios de las escrituras, se dieron cita líderes clérigos/as y laicos/as en Ciudad España, para coordinar acciones en favor de la población migrante hondureña.

Metodismo unido en Honduras busca acompañar a quien emigra, a quien se queda y a quien regresa

En convenio con el Plan Nacional de Ministerio Hispano-Latino (PNMHL), la Misión Metodista Unida de Honduras (MMUH) participó en un taller llamado “Migración.