Aguas de Renovación: ¿Cómo los/as metodistas unidos/as entienden el bautismo?

El agua sustenta la vida para los seres humanos, animales y plantas; limpiamos con agua tibia y nos relajamos en el agua fría; encontramos paz escuchando el rugido del mar o caminando bajo la lluvia. El agua también es importante para nuestra vida en la iglesia.

En el Sacramento del Santo Bautismo, "somos iniciados en la santa iglesia de Cristo. Habiendo recibido el nuevo nacimiento mediante el agua y el Espíritu, llegamos a formar parte de la poderosa acción redentora de Dios”, dice la Introducción al Pacto Bautismal. "Esto es un don que Dios nos ofrece gratuitamente”.

El director de recursos de adoración en la Junta de Discipulado, el Revdo. Taylor Burton-Edwards, explica que, "el bautismo es el medio por el cual expresamos nuestro deseo de renacimiento y la iniciación en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo."

Nuestra necesidad de salvación

La Biblia enseña que Dios hizo a los seres humanos y toda la creación a su imagen para ser buena y el pecado causó una "distorsión de la imagen de Dios en nosotros/as y la degradación de toda la creación", yal como dice la declaración oficial de la Iglesia Metodista Unida sobre el bautismo titulada Por el Agua y el Espíritu. En el bautismo, rechazamos el poder del pecado y comenzamos nuestro camino como discípulos/as de Jesucristo.

El Pacto Bautismal I, II, y IV en El Himnario Metodista Unida (Pacto Bautismal III no se utiliza) comienza con preguntas para los/as padres/madres y padrinos/madrinas de aquellos/as que van a ser bautizados/as, y los/as candidatos/as que pueden responder por sí mismos/as.

Las preguntas son si se renuncia a la maldad, rechazas el mal, te arrepientes de los pecados; si aceptas la libertad y el poder de Dios para rechazar el mal, la injusticia y la opresión; si confiesas a Jesús como Salvador, confías en su gracia y si prometes que le servirás como Señor junto con todos/as los/as que son parte de la iglesia universal.

"El bautismo inicia ese proceso de romper con el poder del pecado," Burton-Edwards aclara, "pero es la gracia santificante a lo largo de nuestras vidas la que que realmente lo lleva a cabo". A través de las aguas del bautismo, se nos limpia de pecados y nacemos a una nueva manera de vivir. Sea un/a niño/a o un/a adulto/a, esto es sólo el comienzo.

Bautizar a niños/as

Como la circuncisión de niños varones es el acto iniciático en el pacto de Dios con el pueblo hebreo (lee Génesis 17: 9-14), el bautismo es nuestra iniciación al nuevo pacto con Jesucristo.

En el día de Pentecostés, Pedro ofrece la promesa del bautismo sin considerar la edad, diciendo que es para los/as presentes, para sus hijos/as y los/as que están lejos (Hechos 2: 38-41). Más tarde en Hechos, leemos que Pablo y Silas bautizaron a Lydia y su familia y más adelante a su carcelero con toda su familia (Hechos 16). Continuamos esta práctica al bautizar a los/as hijos/as de aquellos que reafirman sus votos bautismales, recibiéndolos al poderosos acto de salvación de Dios.

Miembros de la Iglesia

Todos/as los/as que reciben el sacramento en una de nuestras congregaciones, son miembros bautizados/as de la iglesia universal, de la denominación “La Iglesia Metodista Unida” y de su congregación local, sin importar la edad.

Por el Agua y el Espíritu, explica, "Así como los/as niños/as son miembros de sus familias humanas, pero son incapaces de participar en todos los aspectos de la vida familiar, los/as niños/as bautizados/as son miembros de la familia de la fe, pero que todavía no son capaces de compartir todo lo que implica esa pertenencia".

Mientras que todos/as los/as bautizados en una iglesia metodista unida son miembros, al informar sobre las estadísticas de afiliación contamos miembros profesos, los que son bautizados y han profesado públicamente el bautismo y la membresía por sí mismos.

Sólo una vez

Debido a que el bautismo es un acto de Dios, iniciándonos a la iglesia universal ", el sacramento es para ser recibido por un individuo sólo una vez:" dice Por el agua y el Espíritu.

Algunas personas bautizadas pueden como para conmemorar y celebrar las experiencias profundas de fe de una manera especial. Con este fin, El Himnario Metodista Unido contiene Pacto Bautismal IV, que Por el Agua y el Espíritu llama "un poderoso ritual de reafirmación que utiliza agua en formas que nos recuerdan a nuestro bautismo." Los votos de miembros de La Iglesia Metodista Unida también contienen una reafirmación de las promesas bautismales.

El caminar que lleva a la vida

Tras el acto de bautismo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, el/la pastor/a luego ofrece una bendición con la imposición de las manos, que puede incluir aceite. El/a pastor/a dice: "El Espíritu Santo obre en vosotros, que el haber nacido a través del agua y el Espíritu, que pueda ser un fiel discípulo de Jesucristo".

Por el Agua y el Espíritu enseña, "esta unción promete a la persona bautizada el poder para vivir fielmente el tipo de vida que significa el bautismo en agua". Uno de los dones que el Espíritu Santo da es la iglesia - local y universal - en la cual el sacramento del santo bautismo nos inicia.

"En el servicio", Burton-Edwards explica, "la congregación está tomando los votos también. Van a rodearte con amor y perdón, y van a orar por ti, para que puedas ser un/a discípulo/a de Jesucristo que camina hacia la vida". Por esta razón, los bautismos se llevarán a cabo en presencia de la comunidad de fe, mientras la congregación da la bienvenida a sus nuevos miembros y renueva su pacto para vivir una vida de discipulado.

"El bautismo no es un acto que confiere algo sólo para ti… es un acto que te pone en una relación espiritual con todo el cuerpo de Cristo. Te estás convirtiendo en uno con tu comunidad de fe y ella, a su vez, se está convirtiendo en una contigo".

Juntos/as, los/as bautizados/as, con la Iglesia de todas las edades, naciones y razas van en camino hacia la vida.

* Joe Iovino trabaja para UMC.org en Comunicaciones Metodistas Unidas.  Para más información acerca de Iovino o del artículo, visite el enlace: http://www.umc.org/what-we-believe/renewing-waters-how-united-methodists-understand-baptism

** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el [email protected]

Temas Sociales
Madre migrantes en un campamento improvisado cerca del cruce fronterizo en Tijuana, reciben alimentos y otros suministros de ayuda de la Iglesia Metodista Nuevo Pacto y la Iglesia Evangélica San Pablo en Tijuana. Unos 1.500 inmigrantes se han establecido allí, muchos/as de ellos/as con la esperanza de presentar solicitudes de asilo ante las autoridades de inmigración de Estados Unidos. Foto de Mike DuBose, Noticias MU.

Las madres de la frontera cuentan sus historias

Las madres migrantes en la frontera mantienen su lucha por buscar un futuro más esperanzador para ellas y sus familias.
Iglesia Local
La Pastora Cassandra “Cassy” Nuñez nació en el norte de México y emigró con su familia a EE.UU. cuando tenía 9 años. Actualmente es beneficiaria de DACA, por lo que se denomina así misma como una “pastora DACAmentada". Foto cortesía de la Conferencia Anual Baltimore - Washington.

Una pastora hispana que sueña en voz alta

Núñez fue designada, como pastora local, a la IMU Hispana de Salem en julio pasado y ha venido trabajando en el desarrollo de relaciones frescas, genuinas y amistosas con su comunidad.
Entidades de la Iglesia
La Comisión General sobre Religión y Raza (GCORR por sus siglas en inglés) y la Comisión General de Estatus y Rol de Mujeres (GCSRW por sus siglas en inglés) de La Iglesia Metodista Unida (IMU) han recibido una solicitud del Caucus hispano-latino para observar el proceso que se le sigue a la Obispa Minerva Carcaño. Fotocomposicion cortesía de MARCHA.

MARCHA solicita a comisiones de raza y mujer supervisar proceso contra la Obispa Carcaño

Desde el anuncio de la suspensión de la Obispa Carcaño, MARCHA ha planteado cuestionamientos al proceso enviando dos cartas abiertas al Colegio de Obispos/as de la Jurisdicción Oeste y la Comisión Episcopal