Mensaje de la Obispa Minerva Carcaño ante masacre de Orlando

Amigos/as,

Esta mañana nos despertamos ante la atrocidad del tiroteo en Orlando, Florida, la peor masacre en la historia de los Estados Unidos. Lloramos con las familias y los seres queridos de aquellos que fueron asesinados y heridos. Estamos tan conscientes del daño moral que una expresión de odio y prejuicios nos inflige a todos/as nosotros/as.

Mientras he estado orando por las víctimas, por la familia del tirador, por la gente de Orlando y por nosotros, siento una preocupación en mi corazón. ¿Será posible que nosotros/as, los/as metodistas unidos/as con la actitud y posición negativa contra las personas LGBTQI contribuimos a tal crimen?. Cuando decimos que los homosexuales son vidas incompatibles con la enseñanza cristiana, que no se van a incluir en nuestro liderazgo ordenado y que no son lo suficientemente importantes como para que nosotros invirtamos recursos de la Iglesia, en abogar esecialmente por su bienestar. Cuando decimos que nuestros hermanos y hermanas LGBTQI no son dignos de la plenitud de vida que Cristo nos ofrece, ¿estaremos contribuyendo a la clase de pensamiento que promueve hacerle daño a nuestros hermanos y hermanas, nuestros hijos e hijas, que son personas sagradas de Dios?

Quiero que piensen y oren conmigo sobre esto. No podemos simplemente esperar y permitir que lo que sucedió en Orlando pase, sin nuestra profunda reflexión y nuestro arrepentimiento, y esa conversión dondequiera que sea necesaria en la vida de nuestra Iglesia. Estar en solidaridad con la gente de Orlando en su desesperación y dolor, como muchos nos han llamado a hacer empezando por el presidente Obama, no es suficiente. Como discípulos de Jesucristo, debemos unirnos por la vida abundante para todos los/as hijos/as de Dios, incluyendo a nuestros hermanos y hermanas LGBTQI.

Paz,

Obispa Minerva G. Carcaño

Obispa Residente en Los Angeles

La Iglesia Metodista Unida

Para más información acerca del comunicado, visite el enlace: http://www.calpacumc.org/bishop-carcano/response-to-the-attack-in-orlando-fl/?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=SocialWarfare

 

** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el [email protected]

Teología
El Curso de Estudio a distancia, reúne participantes de diferentes zonas del país y fortalece la conexionalidad de los ministerios hispano-latinos de a denominación. Foto Dr Phil Wingeier Rayo.

Formación teológica de lideres metodista hispanos/as no se detiene por pandemia

El Curso de Estudio en el area de Historia Metodista Unida se dicta en español a través de la red, para estudiantes en cualquier parte del país.
Entidades de la Iglesia
Las personas que presentaron informes al Concilio Judicial Metodista Unido y oraron antes de una audiencia oral en mayo de 2018 en Evanston, Illinois. De izquierda a derecha están el Rev. Keith Boyette, Stephanie Henry, el Obispo Scott Jones, John Lomperis y Thomas E. Starnes. Boyette, Jones y Lomperis estuvieron entre los/as 28 metodistas unidos/as que firmaron una declaración durante una reunión de sectores tradicionalista de la denominacion, llevada a cabo en la ciudad de Atlanta, con el objeto de discutir sobre la formación de una nueva denominación tradicionalista. Foto de archivo de Kathleen Barry, Noticias MU.

8 obispos/as se unen para organizar una nueva denominación

Una reciente reunión, congregó a una serie de líderes tradicionalistas para visionar como seria la separación de la iglesia y la organización de una nueva denominación.
Teología
El uso de la ceniza es un elemento bíblico que tiene una larga historia en la adoración judía y cristiana. Teológicamente, las cenizas han significado purificación y dolor por los pecados. Foto Kathleen Barry, Noticias MU.

¿Por qué las cenizas?

Recibir la ceniza es una manera de confrontar nuestra humanidad y mortalidad. Nos recuerda que no somos Dios, pero una buena creación de Dios. Con ello reconocemos que nuestros cuerpos no van a durar para siempre y que eventualmente nos encontraremos cara a cara con la realidad de nuestra propia muerte.