Hablando en muchas lenguas: Buenos días, Gutten morgen

26 de abril, 2012 | Noticias UMNS

 

 


Linda Tanquist Boulos (izquierda), intérprete de francés, conversa con Rebecca Mujinga Panda, intérprete de suajili, durante la orientación para delegados internacionales. Foto UMNS por Mike DuBose.


"Uno tiene que interpretar lo que oye 'tal cual', sin dejar que tu opinión influya en lo que se dice", recomienda Donald Reasoner, director de los servicios de traducción de Ministerios Globales, la oficina misional de la Iglesia Metodista Unida.

Reasoner, anterior misionero y traductor experimentado que vivió en Brasil por muchos años, instruía a más de 140 intérpretes presentes en la Conferencia General 2012, el más alto cuerpo legislativo de la denominación, en su reunión en Tampa, Florida.

Esta Conferencia General tiene 7 lenguas oficiales. Unos 140 traductores experimentados interpretan para unos 450 delegados de las conferencias centrales. La mayoría de los traductores hablan no sólo dos sino tres y más idiomas. Traducen las reuniones informativas, los comités legislativos y las deliberaciones plenarias.

God bless you! Pagpalain ka ng Panginoon, Deus te abençoe, Mungu Akubariki, Que Dieu vous benisse!

Los delegados metodistas unidos están oyendo una multitud de lenguas durante su trabajo, diálogo, deliberaciones y testimonio con los delegados internacionales. El total de delegados de las conferencias centrales e iglesias en concordato, en América Latina, son 372. De América Latina hay unos 40 delegados sin derecho a voto. Se estima que, por lo menos, hay más de 50 personas que visitan de fuera de los Estados Unidos.

Delegados de África, Asia, Europa, las Filipinas, América Latina y el Caribe traen el color, sabor y sonidos de más de 10 idiomas. En todo el Centro de Convenciones de Tampa, se escucha hablar tagalo, suajili, francés, portugués, alemán, ruso, coreano, español, birmano e inglés, además del lenguaje por señas.

"Más de 430 personas dependen de nuestra asistencia" dijo al grupo Linda Tanquist-Boulus, anterior misionera a la República Democrática del Congo.

"Estas personas están cansadas, han viajado por varios días ?a veces una semana? a fin de llegar para estar con nosotros. Están cansados, han dejado lo que era hogareño para venir a lo que les es poco familiar. Cuando llegan aquí, quedan abrumados por nuestra inhabilidad de comunicación".

"Estamos aquí para ayudarlos, interpretar y facilitar. Estamos para aliviarles un poco la carga", dijo. "En inglés tenemos una expresión que dice 'no vemos el bosque a causa de los árboles'. Esto quiere decir que debemos enfocarnos en el panorama general".

Merci, gracias, danke! Kam sam ham me da!


Amanda M. Bachus

Temas Sociales
Jovita Idár alrededor de 1905. Formó su visión de la justicia cuando era niña y pasó su vida luchando por los derechos de su comunidad. Foto colección de fotografías generales y  especiales de bibliotecas de UTSA.

Educada en escuelas metodistas Jovita Idár promovió los derechos de las mujeres y los/as mexico-americanos/as

Jovita Idár fue educada en escuelas metodistas y recibió un certificado de maestra del Seminario de Laredo.
Historias de Fe
Rev. Daniel Z. Rodríguez. Foto cortesía de la familia Rodríguez.

La Vida del Rev. Daniel Rodriguez, unlegado de liderazgo y servicio

En una carrera de 50 años sirviendo en ministrios de la iglesia a nivel local y global, el pastor abogó por la justicia y ayudó a garantizar que La IMU sirviera a las comunidades hispano- latinas y de otras minorias étnicas.
Historias de Fe
El misionero Luis Velasquez y la Pastora Cassy Núñez son dos de los/as muchos/as "soñadores/as" metodistas unidos que, junto con otros/as cientos de miles de jóvenes hispano-latinos/as en todo el país, luchan por alcanzar un estatus migratorio que les permita la ciudadania. Foto de la izquierda, archivo de Noticias MU, Rev. Gustavo Vasquez; foto derecha cortesía de la Pastora Cassy Núñez.

DACA una escuela de fe para “Soñadores/as” metodistas

Luis Velasquez y Cassy Nuñez son dos, de los muchos "Soñadores/as" metodistas unidos que luchan por una regularización de su estatus migratorio ante las autoridades de Estados Unidos.