Sobrevivientes del huracán Laura reciben asombrosas demostraciones de gracia

Other Manual Translations: English

Caton Darling de 17 años, clavó una lona azul en el techo de su casa mientras su padre, Eric, se apoyaba en la caja de su camioneta, vigilando atentamente el maltrecho patio delantero de su casa en Lake Charles.

El 27 de agosto el huracán Laura arrasó la costa suroeste de Luisiana como categoría 4 con vientos de 150 millas por hora, derribando árboles y líneas eléctricas y matando a 26 personas. Los Darling, como muchos, todavía no tienen electricidad y como su bomba de agua es eléctrica, no tienen agua.

“Estuve aquí durante el huracán Rita, y esta tormenta hizo que pareciera un bebé” dijo Eric Darling, un oficial de policía retirado. Su hijo, un estudiante de último año de secundaria este año, fue adoptado de Guatemala y dijo que habían sido solo ellos dos desde que el niño tenía 3 años. "Somos él y yo todo el tiempo" dijo su padre.

The Rev. Angela Bulhof hugs Caton Darling during a visit to his home in Lake Charles, La., to check on the progress of repairs following Hurricane Laura. Bulhof is pastor of University United Methodist Church in Lake Charles, where Darling and his father serve as ushers. Photo by Mike DuBose, UM News.

La Revda. Angela Bulhof abraza a Caton Darling durante una visita a su casa en Lake Charles, Luisiana, para verificar el progreso de las reparaciones después del huracán Laura. Bulhof es pastora de la Iglesia Metodista Unida de la Universidad en Lake Charles, donde Darling y su padre sirven como ujieres.

 

Caton Darling (left) and his father, Eric, arrange containers to catch drips of rainwater at their home in Lake Charles, La., which was damaged by Hurricane Laura. Photo by Mike DuBose, UM News.
Caton Darling a la izquierda, y su padre Eric organizan contenedores para recoger las gotas de agua de lluvia en su casa en Lake Charles, Luisiana, que fue dañada por el huracán Laura.

 

La escuela de Caton Darling comenzó la semana pasada en línea, pero a él no le preocupa demasiado la escuela de hoy. "No puedo dejar a mi amigo solo con este lío" dijo.

Después de la evacuación, regresaron para encontrar un árbol enorme en el camino de entrada y otros se estrellaron contra el techo de su sala de estar. “Hoy la casa se ve 10.000 veces mejor. Disfruta tus buenos días, pues antes tu peor día era tener una calificación C- en un examen, hoy un mal día es no poder entrar a tu casa, lo que cambia muchas cosas" dijo Caton Darling.

A home built on piers to protect it from flooding stands open to the elements near Grand Chenier, La., after Hurricane Laura tore off the front wall and destroyed the roof. Photo by Mike DuBose, UM News.

Una casa construida sobre muelles para protegerla de las inundaciones se encuentra abierta a los elementos cerca de Grand Chenier, Luisiana, después de que el huracán Laura arrancara la pared frontal y destruyera el techo.

 

 

A solitary folding chair rests on the bare concrete slab that was home to Grand Chenier (La.) United Methodist Church before Hurricane Laura destroyed the building. Photo by Mike DuBose, UM News.
Una solitaria silla plegable descansa sobre la losa de concreto desnudo que fue el hogar de la Iglesia Metodista Unida de Grand Chenier en Luisiana, antes de que el huracán Laura destruyera el edificio.

 

La Revda. Angela Bulhof, su pastora de la Iglesia Metodista Unida de la Universidad pasó por la casa para ver cómo estaban y darles una tarjeta de regalo de Kroger. “Pesa mucho, no solo en la comunidad, sino en todas las personas. Si ya eras vulnerable, te golpea donde te duele” dijo Bulhof, quien había comenzado su día enterrando a un miembro de la iglesia. 

¿Cómo ayudar?

Donar al Comité Metodista Unido de Auxilio para la Respuesta y Recuperación ante Desastres de los Estados Unidos a través del Avance # 901670

Haga una donación al ministerio de respuesta a desastres de la Conferencia Anual de Luisiana.

La iglesia también sufrió grandes daños, con una pared de ladrillos colapsada y los techos parcialmente arrancados de todos los edificios. 

Bulhof, quien comenzó en la Universidad el 1 de julio, dijo que una visita reciente de la Obispa de Luisiana Cynthia Fierro Harvey realmente marcó una diferencia para ella. “Ella me dijo que me calmara; me ayuda escuchar esas palabras, en su voz, en mi cabeza". Harvey dijo que les dice a sus pastores/as que recuerden que estarán en esto por un tiempo largo.

“Hemos tenido un gran año: COVID, desafíos económicos, injusticia racial y ahora desastres naturales. Cualquiera de esos hubiera sido suficiente, por lo que todo a la vez es más de lo que algunos/as de nosotros/as podemos manejar; también hemos aprendido que, si bien nuestros espacios son sagrados y santos, la verdadera santidad está en el pueblo de Dios" dijo Harvey.

Volunteer Lauren Baxter helps clean up storm debris left by Hurricane Laura in DeRidder, La. Baxter is from Mid City Church, a campus of First United Methodist Church in Baton Rouge, La. Photo by Mike DuBose, UM News.

La voluntaria Lauren Baxter ayuda a limpiar los escombros que dejó el huracán Laura en DeRidder, Luisiana. Baxter es de Mid City Church, un campus de la Primera Iglesia Metodista Unida en Baton Rouge, Luisiana.

 

Todd Furman se sentó solo debajo de su casa, que está levantada sobre pilotes. Estaba a la espera con un agente de seguros cuando la lona azul en el costado de su casa se agitó y se hizo trizas con el viento y la lluvia. Bulhof le llevó unas lonas de plástico y una engrapadora.

La esposa de Furman y sus tres hijos/as se encuentran en un hotel en Baytown, Texas. La familia se mudará a la casa del hijo y la nuera de Bulhof, quienes volverán a vivir con sus padres. Está previsto que los/as tres niños/as de Furman regresen a la escuela pronto. Sus hijas, de 17 y 15 años, comenzarán virtualmente, pero la escuela de su hijo abrirá para clases presenciales.

La esposa de Furman es farmacéutica jefe en el Hospital Memorial Women’s en Lake Charles. Ella se quedó porque está en el personal de la unidad de cuidados intensivos neonatales y 19 recién nacidos/as vulnerables tuvieron que ser trasladados/as a un lugar más seguro.

Furman comentó que ella le dijo: "No voy a dejar a mis bebés". (CNN informó sobre la historia).

"La parte más aterradora fue estar sin mi esposa mientras ella estaba en las garras de la tormenta" dijo.

 

Power poles toppled by Hurricane Laura lie alongside the West Creole Highway near Cameron, La. The Category 4 storm left thousands without power. The Conway LeBleu Memorial Bridge over the Intracoastal Waterway is visible in the background. Photo by Mike DuBose, UM News.
Los postes de energía derribados por el huracán Laura se encuentran junto a la autopista West Creole Highway cerca de Cameron, Luisiana. La tormenta categoría 4 dejó a miles de personas sin electricidad. Al fondo se ve el Puente Conway LeBleu Memorial sobre el Intracoastal Waterway.

 

El Señor es mi Pastor 

El 20 de septiembre, los/as miembros de la Iglesia Metodista Unida Moss Bluff se reunieron para su primer servicio de adoración en vivo desde julio, pues habían dejado de reunirse en persona debido al COVID-19.

Este servicio se llevó a cabo en el gimnasio de la iglesia con sillas de plástico socialmente distanciadas sobre el piso de madera brillante adornado con la Cruz y la Llama; y la gente se saludaba con preguntas sobre daños en el hogar y electricidad.

El Rev. Mark Bray saludó a una pareja mayor vestida con sus mejores galas dominicales. “¿Cómo encontraste un traje en la oscuridad? Y también los calcetines a juego” bromeó.

Bray estaba predicando sobre el Salmo 23, “El Señor es mi Pastor”, cuando los teléfonos celulares comenzaron a emitir señales de emergencia relacionadas con la tormenta tropical Beta.

Sobresaltados, todos miraron a su alrededor, riendo, y el servicio continuó.

Parishioners gather for worship amid relief supplies in the gymnasium at Moss Bluff United Methodist Church in Lake Charles, La., following Hurricane Laura. Photo by Mike DuBose, UM News.

Los/as feligreses/as se reúnen para adorar en medio de suministros de socorro en el gimnasio de la IMU Moss Bluff en Lake Charles, Luisiana, después del huracán Laura.

 
The Rev. Mark Bray describes the damage caused by Hurricane Laura at Moss Bluff United Methodist Church in Lake Charles, La. Photo by Mike DuBose, UM News.

El Rev. Mark Bray describe el daño causado por el huracán Laura a la IMU Moss Bluff en Lake Charles, Luisiana.

 

Muchas manos hacen el trabajo corto

Suscríbase a nuestro nuevo boletín electrónico en español y portugués UMCOMtigo

¿Le gusta lo que está leyendo y quiere ver más? Regístrese para recibir nuestro nuevo boletín electrónico UMCOMtigo, un resumen semanal en español y portugués, con noticias, recursos y eventos importantes en la vida de La Iglesia Metodista Unida. 

¡Manténgase informado/a!

La Conferencia Anual de Luisiana celebró una jornada laboral el 19 de septiembre en Deridder, una ciudad a unas dos horas tierra adentro de donde el huracán tocó tierra.

Un grupo de estudiantes de la Fundación Wesley de la Universidad Estatal de Luisiana condujo tres horas para comenzar a las 8 a.m.


“Me rompe el corazón ver a la gente en tanta devastación y, si puedo hacerlo, me siento llamado a ir y ayudarlos/as” dijo Zac Henderson, quien con sus amigos estaba cargando un enorme tronco desde la parte trasera de la casa de una anciana hasta una gran pila de escombros en el frente.

El Rev. Fernie Rivera, pastor de la Iglesia Mid City, parte de la Primera Iglesia Metodista Unida en Baton Rouge, dijo que recibió ayuda en 2016 cuando Baton Rouge se inundó: “Recuerdo que hubo momentos en los que estaba tan cansado de tener que hacer trabajos de limpieza y recuperación y miraba hacia arriba y veía a gente de todo el país que seguía apareciendo, lo que me dio esperanza para seguir adelante. Así como la gente fue un faro de esperanza para nosotros/as, es importante ser un faro de esperanza para otras personas".

La Revda. Larraine Waughtal, pastora de la Primera Iglesia Metodista Unida Deridder, coordinó los equipos de trabajo. “Tenemos un viento fresco, sale el sol y el hijo Jesucristo nos da esperanza”, dijo mientras los equipos se dirigían a los lugares de trabajo.

 
The Rev. Laraine Waughtal briefs volunteers as they prepare to clean up debris left by Hurricane Laura in DeRidder, La. Waughtal is pastor of First United Methodist Church in DeRidder and a former disaster response coordinator. Photo by Mike DuBose, UM News.

La Revda. Laraine Waughtal, pastora de la Primera Iglesia Metodista Unida en DeRidder y ex coordinadora de respuesta a desastres, informa a los/as voluntarios/as mientras se preparan para limpiar los escombros que dejó el huracán Laura en DeRidder, Luisiana.

 
Mary Alice Wisdom (right) hugs her pastor, the Rev. Laraine Waughtal, during a visit to Wisdom’s home in DeRidder, La., following Hurricane Laura. The hurricane damaged her roof and knocked out electricity. Photo by Mike DuBose, UM News.

Mary Alice Wisdom a la derecha, abraza a su pastora la Revda. Laraine Waughtal, durante una visita a la casa de Wisdom en DeRidder, Luisiana, después del huracán Laura. El huracán dañó su techo y la dejó sin electricidad.

Waughtal también se tomó el tiempo para visitar a un miembro de la iglesia.

Mary Alice Wisdom, una viuda que evacuó a Jackson, Mississippi, junto con su hija y su perro golden retriever, dijo que un vecino la llamó para decirle que un árbol había caído en su casa. Tuvo problemas para encontrar un generador y conseguir que los contratistas inspeccionaran su casa, pero habló sobre las formas en que la iglesia y sus yernos acudieron en su ayuda.

Waughtal tomó la mano de Wisdom y oró, mientras el golden retriever acariciaba con el hocico a las mujeres.

“Dios amoroso, te doy gracias por Mary Alice, te agradezco que ella y su perro estén a salvo. Señor, solo quédate con ella mientras atraviesa este proceso de recuperación para que conozca tu presencia. Que llenes esta casa con la presencia de tu Espíritu Santo. Que ella conozca su consuelo y paz, esté con ella, la guíe a las personas adecuadas para ayudarla en esta recuperación. Todas estas cosas te pedimos en el nombre de Jesús, Amén”.

Volunteer John Meier works to remove a fallen tree from a home in DeRidder, La., following Hurricane Laura. Meier is a member of the Early Response Team of the Louisiana Conference of The United Methodist Church. Photo by Mike DuBose, UM News.

El voluntario John Meier trabaja para quitar un árbol caído de una casa en DeRidder, Luisiana, después del huracán Laura. Meier es miembro del Equipo de Respuesta Temprana de la Conferencia Anual de Luisiana, de La IMU.

En otro vecindario, John Meier, miembro del Equipo de Respuesta Temprana de la Conferencia Anual de Louisiana, estaba cortando árboles grandes que habían caído sobre la casa de Kelvin Blake."Estuve aquí hace dos semanas y fuimos 25 millas al este y 25 millas al oeste y no se puede conducir cien yardas sin ver árbol caído" dijo.

Blake está agradecido por la ayuda.

"No estábamos en la casa y nadie resultó herido/a, gracias a Dios. Me quito el sombrero ante ellos/as, me refiero a los/as trabajadores/as de la electricidad, los/as trabajadores de las líneas eléctricas, La IMU, porque nunca he visto a la gente acercarse así. Me ofrecí a pagar, pero tú, en nombre de La IMU dijiste que era gratis. No hay nada mejor que algo gratis” dijo Blake.

The United Methodist Cross and Flame logo lies in pieces after Hurricane Laura tore through Wakefield United Methodist Church in Cameron, La. Photo by Mike DuBose, UM News.
El símbolo metodista unido de la cruz y la flama se hizo pedazos después de que el huracán Laura arrasara la IMU de Wakefield en Cameron, Luisiana.

Es un viaje largo y extraño hacia el sur por la autopista 27 de Luisiana desde Lake Charles hasta Grand Chenier. El lago Calcasieu y el lago Grand se inundaron por la marejada ciclónica del huracán Laura y los cadáveres de caimanes se convirtieron en una vista familiar, junto con un olor horrible.

La carretera estrecha está obstruida con camiones eléctricos y, a veces, botes de aire, mientras que líneas eléctricas retorcidas y casas dañadas bordean la carretera.

Para leer más y ver fotos

A waterlogged hymnal lies in the mud outside Wakefield United Methodist Church in Cameron, La., after Hurricane Laura destroyed the sanctuary. Photo by Mike DuBose, UM News.
Un himnario empapado yace en el barro afuera de la IMU Wakefield en Cameron, Luisiana, después de que el huracán Laura destruyera el santuario.

Lea la historia de Noticias MU, Iglesias de Luisiana son azotadas por el huracán Laura.

Vea más fotos de la cobertura de Noticias MU en nuestra página Flickr.

Durante años, el Rev. Mel Yorks condujo por este camino varias veces a la semana hasta sus tres iglesias: Grand Chenier, Sweetlake y Cameron y la Metodista Unida Wakefield, que fueron dañadas gravemente por el huracán Laura.

Grand Chenier es una losa y escombros, con una copia del Padre Nuestro entre los escombros. Piezas pintadas con colores brillantes que parecen haber alegrado una sala de escuela dominical, yacen en el barro y el fango.

Varias millas por la carretera, el techo de Cameron, la Metodista Unida Wakefield sigue en pie, pero el interior de la iglesia está volado. Un cementerio detrás de la iglesia parece dañado, con tumbas que ya no están dispuestas en líneas perfectas.

Yorks dijo que Sweetlake sufrió daños en el techo y tendrá que ser destruido, y agregó: “Sorprendentemente, tenemos un piano antiguo y el pianista lo había cerrado para que no llegara agua”.

Yorks también es profesor de música de la escuela a tiempo completo y dijo que algunos/as de los/as estudiantes de secundaria a quienes enseñó hace 30 años, enviaron suministros para la gente de la costa. “Cuando hice mi voto de ser ministro, mi mentor me tomó bajo su protección. Siempre me dijo que es más que un trabajo, es tu vida. El ministerio es mi corazón".

A United States flag flies in front of the Capital One Tower in Lake Charles, La., following Hurricane Laura. The storm shattered many windows in the office building, some of which have been boarded up with plywood. Photo by Mike DuBose, UM News.
Una bandera de los Estados Unidos ondea frente a la Torre Capital One en Lake Charles, Luisiana, luego del huracán Laura. La tormenta rompió muchas ventanas en el edificio de oficinas, algunas de las cuales han sido tapiadas con madera contrachapada

 

Satisfacer las necesidades

La IMU Asbury en Lafayette está sirviendo como depósito de suministros y sitio de distribución para los esfuerzos de auxilio después de huracanes para la Conferencia Anual de Luisiana.

Temprano el 22 de septiembre, los hombres de la Conferencia Anual de Carolina del Norte estaban empacando suministros para las áreas más afectadas.

Lou Groth y su esposa Carol, también estaban ocupados con los suministros, mientras que en la cocina, Libby Ricky y Joy Fincke separaban grandes bolsas de arroz en bolsas de dos cuartos. Hay sonrisas por todas partes.

"¿No es una gracia asombrosa?" preguntó uno de los voluntarios.

Riverlyn Bergeron, 1, watches from her high chair while church and community volunteers sort relief supplies and prepare meals for survivors of Hurricane Laura at Westlake (La.) United Methodist Church. Clockwise from front left are: Cathy Hicks, Jason Martin of the Louisiana National Guard, Glenda Duplichan, Bonnie Thornton and Deadra Castille. Photo by Mike DuBose, UM News.

Riverlyn Bergeron de 1 año, observa desde su silla alta mientras voluntarios/as de la iglesia y la comunidad clasifican los suministros de socorro y preparan comidas para los/as sobrevivientes del huracán Laura en la IMU de Westlake, Luisana. En el sentido de las agujas del reloj desde el frente a la izquierda están: Cathy Hicks, Jason Martin de la Guardia Nacional de Luisiana, Glenda Duplichan, Bonnie Thornton y Deadra Castille.

 
Volunteer Lou Groth (left) helps a United Methodist volunteer team from North Carolina load relief supplies for survivors of Hurricane Laura at Asbury United Methodist Church in Lafayette, La. Photo by Mike DuBose, UM News.

El voluntario Lou Groth a la izquierda, ayuda a un equipo de voluntarios/as metodistas unidos/as de Carolina del Norte a cargar suministros de socorro para los sobrevivientes del huracán Laura en la IMU Asbury en Lafayette, Luisiana.

 

* Gilbert es escritora y DuBose es fotógrafo de Noticias MU. Los puede llamar al (615) 742-5470 o escribirles a [email protected]. Para leer más noticias metodistas unidas, ideas e inspiración para el ministerio suscríbase gratis al UMCOMtigo.

** Leonor Yanez es traductora independiente. Puede escribirle a [email protected]

Misión
Los incendios forestales arden durante una noche a mediados de agosto cerca de Susanville, California. Estos incendios han destruido más de 30.000 hectáreas de tierra alrededor de Susanville. Foto de Doug Magill, Ejército de los Estados Unidos.

Incendios y pandemia dificultan entrega de ayuda por desastres en el Oeste

Después de un huracán o un tornado, los equipos de ayuda en casos de desastre y los voluntarios de la iglesia suelen entrar en acción. Tal respuesta no ha sido posible ante la gran cantidad de incendios forestales.
Misión
Estas dos vistas muestran los daños extensos en la Iglesia Metodista Unida de la Universidad en Lake Charles, Luisiana. El suroeste de Luisiana tiene una destrucción generalizada causada por el huracán Laura, que tocó tierra el 27 de agosto con vientos de hasta 150 millas por hora. Fotos de Jerry Jackson, cortesía de la Revda. Angela Cooley Bulhof, Iglesia Metodista Unida de la Universidad.

Iglesias de Luisiana son azotadas por el huracán Laura

Aunque las inundaciones fueron menos de lo que se temía, "el viento no jugó a nuestro favor", dijo la Obispa Fierro Harvey.
Iglesia Local
Logo de la Reunión Anual de la Conferencia Anual de Kentucky de La Iglesia Metodista Unida. Ilustración cortesía de la Conferencia Anual de Kentucky.

Buenas noticias de iglesias metodistas en Kentucky en medio de la pandemia

El Ministerio Hispano Maranatha, junto a otras iglesia y ministerios locales de la Conferencia Anual de Kentucky , comparten buenas noticias ministeriales en medio de la pandemia.